2115.jpg
20 Abr 2018 04:08 AM

Veterano agente de la DEA en Colombia, investigado por presunta ayuda a narcotraficantes

LA FM conoció que el agente estaba ubicado en Cartagena.
La
Fm

En un hecho sin precedentes en la historia de la DEA, este viernes se conoció que la propia oficina está investigando a uno de sus agentes que se encontraba en Colombia. Se trata de uno de sus más altos funcionarios en Colombia, quien se encontraba residiendo en Cartagena (Bolívar).

La investigación, que se encuentra en etapa preliminar, es por su presunta colaboración a los narcotraficantes que operan en el país.

Esta información lógicamente ha sacudido a las oficinas de la DEA en Cartagena y Bogotá porque se trata de un caso sin precedentes y es considerado un escándalo mayor.

El agente investigado es Jose Irizarry, un oficial de 43 años, que recientemente regresó a los Estados Unidos luego de haberse declarado en banca rota.

Las autoridades en EE.UU. están investigando hasta dónde puede llegar este caso y si hay otros agentes de la DEA que eventualmente puedan estar involucrados en lo que sería una cadena de información irregular de agentes a integrantes de bandas narcotraficantes.

La información ha sido recogida por Buzzfeed, una cadena de noticias reconocida en EE.UU., que indicó que se adelanta una investigación profunda al respecto. "Una portavoz de la DEA confirmó que la agencia investiga al agente veterano, que recientemente dimitió. Examinamos sus actividades en Colombia", dijo.

Señaló además que la investigación está siendo conducida por la Oficina de Responsabilidad Profesional de la DEA, que funciona como su unidad de asuntos internos. Preguntado qué tan grande es la investigación, el portavoz dijo a Buzzfeed que "el alcance es confuso".

Este portal además indicó que se comunicó con los abogados de Irizarry, sin lograr encontrar la versión del agente sobre lo sucedido. Buzzfeed también intentó comunicarse con la oficina de la DEA en Cartagena donde simplemente dijeron que el agente ya no trabaja más para la DEA.

Este es uno de los casos más grandes de filtraciones de información en la oficina de la DEA, un hecho que ocurre justo cuando la producción de cocaína en el país va en aumento.