James Rodríguez, Selección Colombia
Colprensa
22 Sep 2021 12:41 PM

Real Sincelejo, el equipo del padrastro de James, se queda nuevamente sin reconocimiento deportivo

La Corte Constitucional suspendió los efectos del fallo que ordenaba darle el reconocimiento deportivo.
Rafael Pérez
Rafael
Pérez Becerra

En una novela de nunca acabar se ha convertido la lucha jurídica del Real Sincelejo para recuperar su reconocimiento deportivo. La luz de esperanza que habían visto en diciembre de 2020 se apagó súbitamente por un fallo de la Corte Constitucional.

El alto tribunal dejó sin efectos, de manera provisional, el fallo emitido por la Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura que le había ordenado al Ministerio del Deporte y la Dimayor otorgarle el reconocimiento deportivo a dicha sociedad. La Corte suspendió la medida provisional y confirmó que deben esperar a que se tome una acción de fondo tras la demanda radicada.

Lea además: Vicepresidente de Surinam, buscado por Interpol por narcotráfico, jugó partido en Concacaf

Igualmente, se le ordenó al Tribunal Administrativo de Sincelejo que suspenda el trámite del incidente de desacato que se estaba adelantando por la no ejecución del fallo de la Judicatura hasta que no se tome una decisión en firme.

El origen de esta pelea jurídica, que ha toca varios escenarios, inició en agosto de 2016 cuando Juan Carlos Restrepo, representante del Real Sincelejo radicó una tutela contra decisión de la Dimayor que le quitó el reconocimiento deportivo.

Restrepo, quien también es el padrastro de James Rodríguez, aseguraba que no existía justificación para que la sociedad deportiva no pudiera jugar como Real Sincelejo puesto que ya habían recibido el aval y la prórroga para utilizar el nombre.

Lea también: Confirmado: James Rodríguez es nuevo jugador del Al-Rayyan

En la resolución se advierte que se presentaron muchas irregularidades en la venta de la ficha del club en 2004. Esto debido a que el empresario Édgar Rafael Paternina –quien fungía como presidente del club- no contaba con la autorización de los dueños del equipo para realizar la transacción.

El club pasó a llamarse Club Deportivo Pereira S.A. y poco después cambió su razón social a Club Deportivo Depor Fútbol Club S.A. cuando se trasladaron a la ciudad de Cali.

En 2015, Paternina fue condenado por los delitos de estafa y falsedad en documento privado. Todas las acciones judiciales para tumbar y revisar el fallo fueron negadas por la Corte Suprema de Justicia.

Con fallo mano, Coldeportes (hoy Ministerio del Deporte) suspendió todos los trámites de la venta del equipo y anuló el reconocimiento deportivo que se había extendido hasta el 2017. Restrepo, quien invirtió parte de sus recursos económicos para comprar el club, asegura que él no tuvo participación alguna en esas irregularidades y no se le puede afectar por la decisión de un tercero.

 Los representantes del club esperan que la Corte Constitucional o el Consejo de Estado emitan un pronunciamiento de fondo a su favor con el fin de volver a jugar los torneos profesionales.