Rafael-Uribe-Noguera-en-los-Juzgados-de-Paloquemao-Colprensa.jpg
Colprensa.
29 Mar 2017 05:20 AM

Rafael Uribe Noguera, condenado a 51 años de prisión por el asesinato de la niña Yuliana Samboni

El secuestrador, abusador y asesino de la niña no contará con ningún tipo de rebaja, según leyó la juez.
La
Fm

El juez 35 con funciones de conocimiento emitió sentencia, de 51 años de cárcel, en contra del arquitecto Rafael Uribe Noguera por el secuestro, abuso sexual y asesinato de la pequeña Yuliana Andrea Samboni, en hechos ocurridos el pasado 4 de diciembre de 2016 en el norte de Bogotá.

La sentencia que fue emitida por la juez 35 con funciones de Conocimiento de Bogotá, estima que "la sentencia debe ejemplarizar a la sociedad sobre la gravedad de los delitos cometidos contra los niños, pero en este caso fue contra una menor en su condición de niña y mujer" indicó.

De la misma forma y, pese a que Rafael Uribe Noguera aceptó desde un inicio su responsabilidad en estos hechos, la juez aseguró "que una tercera persona, al parecer, habría participado en los actos de abuso contra la menor de 7 años".

La juez además señaló que el arquitecto, "aprovechó su condición económica para engañar a la menor y someterla a toda clase de vejámenes que finalmente la condujeron a la muerte".

En desarrollo de dicha investigación, la Fiscalía señaló que el arquitecto se desplazó hasta el barrio Bosque Calderón en el norte de Bogotá y de manera agresiva raptó a la menor, quiée se encontraba en la calle jugando con uno de sus primos en la mañana de ese domingo.

Al ser denunciada por parte de sus familiares la desaparición de la pequeña de siete años, a través de los videos en las cámaras de seguridad del sector, el Gaula de la Policía identificó el automóvil y al dueño del mismo, el cual había sido utilizado en el secuestro de la pequeña Yuliana.

El carro, que se encontraba registrado a nombre de la esposa del abogado Francisco Uribe Noguera, fue ubicado en manos de su hermano Rafael. Esta información la establecieron las autoridades luego de que lograran contactarse con el abogado Uribe Noguera, en horas de la tarde, durante el día de los hechos.

Tras el secuestro y en medio de las investigaciones, la Fiscalía señaló que inicialmente Rafael Uribe Noguera ingresó a su apartamento ubicado en la carrera cuarta con calle 63 una vez llevaba consigo a la menor. Sin embargo, al parecer se trasladó unos minutos después al apartamento en donde finalmente se encontró sin vida el cuerpo de la menor por parte de los investigadores.

Como resultado de las pesquisas realizadas por la Fiscalía, se estableció que la pequeña fue golpeada, abusada y maltratada por parte de Rafael Uribe Noguera, hechos que ya fueron reconocidos por el arquitecto y que lo tienen a punto de ser condenado como mínimo a 50 años de cárcel.

De igual forma, la Fiscalía manifestó que Catalina y Francisco Uribe Noguera intentaron desviar el curso de las investigaciones al negarse a contestar el teléfono cuando el Gaula trataba de ubicar el vehículo en el que había sido secuestrada la menor. Además, al parecer manipularon elementos hallados en la escena del crimen dentro del apartamento en donde apareció el cuerpo de la pequeña.

Además, la Fiscalía advirtió que Catalina Uribe Noguera supuestamente borró varias conversaciones de WhatsApp del teléfono celular de su hermano Rafael, al igual que del teléfono de su hermano Francisco, y al parecer de su propio teléfono. Por esta razón, la Fiscalía los llamó a juicio por los delitos de favorecimiento de homicidio, y ocultamiento de material probatorio.