Procuraduría General de la Nación
Procuraduría General de la Nación.
26 Nov 2020 04:12 PM

Procuraduría dice que soldados acordaron abusar a menor indígena embera

En la lectura del fallo disciplinario se dijo que la coartada de los militares fue "burda y torpe".
Johana Rodríguez
Johana
Rodríguez
@joharodri4

La Procuraduría General de la Nación concluyó que hubo un acuerdo previo entre los soldados implicados en el caso de la violación de una menor indígena embera en el departamento de Risaralda.

En la lectura del fallo disciplinario, se dijo que los uniformados se comunicaron previamente, con el objetivo de “abusar a la menor indígena (…) había habido comunicación entre los soldados implicados, con el propósito del abuso sexual” y de retenerla.

La procuradora delegada Aura Fajardo, y quien leyó el fallo disciplinario de primera instancia, expresó que las coartadas de los uniformados para defenderse en medio del proceso, fueron una “idea burda, torpe y frágil”.

Lo anterior, porque se comprobó que la menor indígena “no quería tener relaciones sexuales” con el grupo de uniformados y tampoco tenía edad suficiente para ello.

Lea además: Violación a niña embera: Procuraduría sanciona por 20 años a soldados acusados

Los uniformados sí tenían conocimiento de la edad de la menor indígena a la que accedieron sexualmente”, leyó la procuradora.

El fallo disciplinario advierte además que los uniformados desconocieron y violaron los acuerdos que implican proteger los Derechos Humanos de los miembros de las comunidades indígenas asentados en las zonas donde el Ejército se ubica.

Según la Procuraduría, las pruebas también confirman que la menor indígena fue retenida y se quedó a dormir en un “cambuche que los uniformados le armaron” para evitar que se conocieran los hechos ocurridos la noche del 21 de junio de 2020.

La procuradora Fajardo leyó que se le dio total credibilidad a la narración que hizo la menor al médico forense, cuando le contó que los uniformados le dijeron que se quedara a dormir y que no se fuera para la casa.

Optaron por hacerla quedar hasta que amaneciera, bajo la vigilancia de Mangaret Hernández. Porque les implicaba una sanción (…) ella se quedó, no por decisión propia, sino por una orden de los uniformados para evitar que se descubrieran los hechos”, indicó la procuradora.

También consulte: Mujeres indígenas piden despenalizar totalmente el aborto

Los uniformados hacían parte del Batallón de Artillería No. 8 'Batalla de San Mateo' de la Octava Brigada del Ejército.

Los soldados identificados son: Juan Camilo Morales Poveda, Yair Stiven González, José Luis Holguín Pérez, Juan David Guaidía Ruiz, Oscar Eduardo Gil Alzate, Deyson Andrés Isaza Zapata, y a Luis Fernando Mangaret Hernández.

Los hechos ocurrieron en el domingo 21 de junio, sobre las 6:00 de la tarde, después de que la menor indígena fuera a recoger unas guayabas.