Juan Sebastián Correa, ex secretario de la ANI
Juan Sebastián Correa, ex secretario de la ANI, en una audiencia en mayo de 2017.
Colprensa
2 Mar 2021 07:12 AM

“Necesito 300 millones porque los cariocas han mamado gallo con lo de Ocaña”: Juan Sebastián Correa en chats con Ñoño

Nuevos chats de Juan Sebastián Correa demuestran un interés y un compromiso con el otrosí Ocaña-Gamarra.
Santiago Ángel
Santiago
Ángel
@santiagoangelp

Juan Sebastián Correa es uno de los nombres más mencionados en el escándalo de Odebrecht en Colombia. Junto a Otto Bula, Gabriel García Morales, Bernardo Elías, José Elías Melo, Eduardo Zambrano, Federico Gaviria, Roberto Prieto y Gabriel Dumar ha ocupado decenas de titulares de la prensa que se dedicó a entender las relaciones y la historia de la participación de Odebrecht en sobornos en Colombia, como ocurrió en el resto de países en los que opera la constructora.

Al mismo tiempo, ha sido al que mejor le ha ido en términos penales. Correa fue acusado por la Fiscalía por cuatro delitos que todos juntos le habrían significado una larga pena en prisión. Tráfico de influencias, amenaza a testigo, falso testimonio, y abuso de función pública. Sin embargo, logró un acuerdo con la Fiscalía para contar toda su verdad y delatar a otros implicados por lo que terminó siendo procesado únicamente por el delito de abuso en función pública.

Correa quedó rápidamente en libertad cuando recién el escándalo de Odebrecht se abría paso en Colombia. Pero, desde esa fecha, diciembre de 2017, le ha servido a la Fiscalía como testigo en numerosos casos en los juicios contra los otros implicados.

El exfuncionario de la ANI llegó a ser la sombra de Luis Fernando Andrade y en la oscuridad se hizo con información determinante de los proyectos que adelantaba el país en infraestructura. Con esa información se relacionó después con personajes como Otto Bula y el Ñoño Elías a quienes informaba permanentemente de los movimientos de la ANI y entregaba la agenda de su jefe.

El testigo estrella es administrador de empresas de la Universidad de la Sabana, especialista en Gobierno y gestión pública de la Universidad Javeriana y en el sector productivo trabajó en la empresa Cementos Andinos Dominicanos y en Step Dan Consultores Limitada. Luego llegó al Congreso de la República como secretario ejecutivo de la primera vicepresidencia y comenzó su carrera con las relaciones políticas.

Del Congreso pasó al Ministerio de Agricultura en 2007, luego al Ministerio de Comercio y, finalmente, desde enero de 2011 fue contratado en la Agencia Nacional de Infraestructura como asesor de la gerencia general.

La imputación en su contra fue el 25 de mayo de 2017 con una dura acusación de la Fiscalía sobre sus relaciones con el lobista de Odebrecht, Otto Bula, y sus declaraciones, algunas contradictorias, son usadas por el ente acusador en el caso contra Andrade. 

De Correa se sabe hoy prácticamente todo. Buscó favorecerse con la información de la ANI para de alguna forma vendérsela a privados y conseguir que esos privados pudieran tener acceso a Luis Fernando Andrade. Dijo en una declaración en la Procuraduría que en la famosa reunión en el apartamento del Ñoño Elías con Eleuberto Martorelli, su jefe al ver a Martorelli le pidió inmediatamente al senador que el brasileño se retirara.

De hecho, la defensa de Andrade argumenta que Correa ha mentido, cambiado y elaborado su versión junto al Ñoño y a Otto Bula para dar la apariencia de sincronía. 

De sus chats con Bula y el Ñoño se conocen casi todas las páginas. Fueron revelados en los juicios y en las audiencias, pero hay uno que no se había publicado y que demuestra que Correa tenía la esperanza de que Odebrecht, a quienes se habría referido como Cariocas, le pagaran a él y a sus cómplices una suma por la gestión de Ocaña Gamarra, asunto fundamental de las declaraciones explosivas del Ñoño Elías en los últimos días.

Esos chats en poder de La FM fueron confirmados independientemente, y allí Correa le pide explícitamente al Ñoño un préstamo de 300 millones de pesos ante la ausencia de pago de los brasileños:

"Socio, ¿ud tiene 300 millones que me preste? (...). Es que imagínese que me comprometí a pagar el saldo del apto en agosto y como los cariocas han mamado gallo con lo de Ocaña, me tiene el man amenazado". 

A ese mensaje responde el exsenador: "Nada socio. En diciembre me cae platica. Le dijiste al gordo. Déjame socio y el lunes hablo con el gordo a ver qué solución vemos". 

Toda esa conversación gira entorno a uno de los capítulos que fueron expuestos por el Ñoño en las audiencias de la semana pasada. Se trata de la incisiva gestión del Ñoño para buscar que la Financiera de Desarrollo Nacional, como agencia del Estado, participara y aprobara una carta de préstamo a la empresa portuguesa Afavías, con el fin de que esta pudiera acceder a un crédito bancario y comprar la participación de Odebrecht en el proyecto Del Río magdalena cuando la empresa brasileña ya tenía problemas de reputación por los descubrimientos del departamento de Justicia de Estados Unidos. 

Pese a esto, en el mensaje puntual en el que Corre Echeverry le solicita el dinero al excongresista, dice que los "cariocas le han quedado mal con lo de Ocaña". 

Correa sigue siendo testigo de Odebrecht y ha dicho todo lo que sabe junto a la información determinante que podría ayudar a definir el futuro de la decisión del juez sobre el caso de Andrade, su anterior jefe y al que le sirvió de asesor durante años. Andrade por su parte acusa a Correa de su criminal con el deseo de querer aprovecharse del cargo de su jefe para enriquecerse con información muchas veces falsa o con apariencia de gestiones que en realidad no se habrían realizado.

Cuando su etapa como testigo finalice, su juicio deberá avanzar con el riesgo de poder ser procesado por falso testimonio por las denuncias en su contra.

Los chats prueban que Correa en todo caso debatía junto a Otto Bula y el Ñoño las decisiones de la ANI sobre los proyectos en los que estaba interesado Odebrecht con sus ex socios condenados por corrupción. 

Fuente
La FM