Inpec
RCN Radio
7 Dic 2020 01:40 PM

Dragoneantes del Inpec capturados por nexos con extorsionistas desde cárceles

Las autoridades encontraron elementos de magia negra y brujería, durante operativo en La Picota de Bogotá.
Pepe Moron
Pepe
Morón
@PepeMoronReales

Cinco dragoneantes del Inpec fueron capturados por corrupción, tras una redada contra la extorsión carcelaria en varias regiones del país. Los funcionarios serían cómplices en el ingreso de celulares a diferentes centros penitenciarios.

Según el director del Gaula de la Policía Nacional, general Fernando Murillo, las capturas se dieron como parte de la macro operación 'Demoledor', realizada en la ciudad de Bogotá y 19 departamentos del territorio colombiano.

Lea también: Error de autoridades: allanaron equivocadamente una vivienda de adultos mayores

“Este no es un golpe sólo contra la extorsión carcelaria sino también contra la corrupción y a favor de la transparencia institucional”, señaló el general Murillo.

De igual modo, el Comandante del Gaula explicó que las investigaciones para dar con este operativo se iniciaron en el mes de enero de este año, y explicó que además de los dragoneantes, también fueron capturados dos personas más, que harían parte de la organización criminal conocida como 'Los Carceleros' y que fueron aprendidos en los municipios de Acacias en el Meta y Paz de Ariporo, en el departamento de Casanare.

Incatuación

Además de la captura, las autoridades confirmaron que se logró la incautación de 423 celulares, 900 simcards, siete USB y 191 cargadores, así como 549 armas blancas.

Le puede interesar: Sujetos armados robaron banco en el sector del Park Way, en Bogotá

Según indicó el Comandante del Gaula, algunos de los allanamientos más importantes fueron en cárceles como La Modelo de Bogotá, La Judicial en el departamento del Cesar, La Vega en Sucre, La Ternera en Bolívar, Las Mercedes en Córdoba, Doña Juana en caldas y La Picota, también en la capital del país.

Brujería

Apropósito de la cárcel La Picota, las autoridades destacaron que en su interior, los reclusos que se dedicaban a la extorsión carcelaria, practicaban brujería o magia negra para supuestamente lograr que su intimidación funcionara.

Tenían unos duendes a los que le colocaban dinero en pesos colombianos y posteriormente les rezaban; solo después de hacer ese ritual, realizaban la llamada extorsiva”, explicó el Director del Gaula.