Seguimientos y chuzadas
Seguimientos y chuzadas
Colprensa
6 Oct 2020 10:58 AM

Chuzadas ilegales: nueva imputación a exfiscales vinculados

La JEP rechazó la postulación de los exfiscales señalados de interceptar a los negociadores de paz.
Mauricio Collazos
Mauricio
Collazos
@CollazosMao

Los investigadores de policía judicial tienen lista una nueva imputación de cargos contra el excoordinador de la Sala de Interceptaciones de la Fiscalía General, Luis Camilo Gómez Góngora y el exfiscal Fabio Martínez Lugo, quienes aparecen vinculados con el escándalo de las chuzadas ilegales.

Esta imputación de cargos se prevé se lleve a cabo el próximo 6 de noviembre ante un juez de control de garantías de Bogotá.

En esta nueva imputación, la Fiscalía General formulará cargos contra los dos exfuncionarios judiciales por el delito de violación ilícita de comunicaciones.

Le puede interesar: Caso Uribe: Audiencia de libertad del expresidente será el 8 de octubre

Este caso se relaciona con los registros judiciales que tiene la Fiscalía General sobre interceptaciones telefónicas ilegalmente obtenidas contra la agente liquidadora del Frigorífico San Martín, Martha Cecilia Salazar Jimenez. 

Estos dos exfiscales ya fueron objeto de imputación de cargos por haber cometido interceptaciones telefónicas ilegales al presidente de Enel Colombia, Lucio Rubio, al abogado Felipe Rubio, a diversos integrantes del sindicato de pilotos ACDAC y a los negociadores de paz en La Habana, Aviña.

Recientemente, la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas de la JEP rechazó la postulación presentada por los exfiscales, Luis Carlos Gómez Góngora y Fabio Augusto Martínez Lugo.

Lea además: El youtuber Dominic Wolf sigue realizando los trámite para volver a Colombia

Según los magistrados de la JEP, estos dos exfuncionarios no cumplieron con los factores de competencia necesarios para acogerse ante este tribunal especial, en calidad de agentes del Estado, no integrantes de la Fuerza Pública, tal y como lo solicitaron desde el 5 de diciembre pasado.

Gómez Góngora y Martínez Lugo, argumentaron en su momento  que las chuzadas que iniciaron con el extinto DAS se convirtieron en un delito de ejecución continuada que asumió la Fiscalía General de la Nación, donde trabajaron hasta el momento de su captura.