02A12FF3-e1502887817541.jpg
Ingimage
17 Ago 2017 08:03 AM

Capturan a la ‘reina’ del tráfico ilegal de oro en el país

Maria Paulina Riveros comercializó ilegalmente durante los dos últimos años tres toneladas de oro, valuados en más de 300 mil millones de pesos.
La
Fm

La Policía Nacional y la Fiscalía General capturaron en Cali a quien era considerada la ‘reina’ del tráfico ilegal de oro y a otros cuatro presuntos integrante,s de una organización sindicada de comercializar este mineral, que era extraído ilegalmente en yacimientos ubicados en los ríos principales de Cauca, Nariño, Chocó y Valle del Cauca.

La fiscal general encargada, Maria Paulina Riveros, reportó que se trata de Mara Cecilia Gordillo Bedón, dueña de la empresa -Enmanuel Gold S.A.S-, quien comercializó ilegalmente durante los dos últimos años tres toneladas de oro, valuadas en más de 300 mil millones de pesos.

“Era una mujer que vivía en medio de lujos y a la que le fueron incautados lingotes de oro, lujosas joyas, cheques y documentos que serán clave para avanzar en las investigaciones”, dijo el director de Carabineros y Seguridad Ciudadana de la Policía, general Rodrigo González Herrera.

El oficial señaló que la comercializadora -Enmanuel Gold S.A.S-, fue catalogada como una de las cien empresas más importantes del Valle del Cauca y se estableció que utilizaba la fachada de una prospera comercializadora, para legalizar la obtención ilícita del oro a través de diversas maniobras como uso de documentación falsa y sobrefacturación.

En los operativos también fueron capturados los dos hijos de la ‘reina’ del tráfico ilegal de oro, identificados Alejandro Amaya Gordillo, ‘Alejo’, y María Angélica Amaya Gordillo, ‘Tita’, representantes legales de la comercializadora, Enmanuel Gold S.A.S.

De igual forma, fueron detenidos: Yamileth Claros Osorio, ’Yami’, quien se encargaba de la contabilidad, y Luz Yamileth Galíndez Guerrero, ‘La Ingeniera’, quien cumplía actividades de intermediaria y asesora.

Una vez extraído ilegalmente el oro en el suroccidente del país, el mineral era transportado por correos humanos, en especial por mujeres, hasta la comercializadora con sede en Cali, donde se legalizaba su procedencia y era enviado a empresas fundidoras en Cali y Miami, Estados Unidos.