Ramón Eduardo Palomino
Policía
22 Dic 2020 02:29 PM

Aceptó los cargos Ramón Eduardo Palomino, hermano del exdirector de la Policía

También se le investiga por falsificar documentos para supuestamente apropiarse de bienes.
Jenny
Rocio Angarita
@jennyr2207

Ante un juez Penal Municipal con Función de Control de Garantías de Bogotá, la Fiscalía General le imputó siete delitos a Ramón Eduardo Palomino López, hermano del comandante de la Policía de Cúcuta coronel José Luis Palomino y del exdirector de esa institución general en retiro Rodolfo Palomino; finalmente Ramón Palomino reconoció haber incurrido en esas conductas penales. 

Según la investigación de la Fiscalía General, Ramón Eduardo Palomino López sería el líder de la organización delincuencial ‘Los Oportunistas’, que se dedicaba a la venta de bienes inmuebles a través de la falsificación de documentos públicos.

Debido a esto, la Fiscalía le imputó los delitos de concierto para delinquir, fraude procesal, obtención de documento público falso, estafa agravada, hurto calificado y agravado y usurpación de inmuebles.

En medio de la diligencia el delegado de la Fiscalía señaló que supuestamente Ramón Eduardo Palomino López habría estafado a los dueños de viviendas y lotes desocupados.

En contexto: Capturado hermano de general (r) Palomino, que aprovechaba su parecido para delinquir

Al parecer, la banda falsificaba documentos como escrituras públicas y vendían los inmuebles a varias personas.

Durante la audiencia que se realizó de manera virtual en cumplimiento de las restricciones generadas por el coronavirus, se conoció que, incluso, habrían pretendido adelantar acciones para acreditar posesión sobre varias viviendas o lotes.

Los hechos que generaron la investigación se registraron en 2011, según el delegado de la Fiscalía General, Ramón Eduardo Palomino López habría aprovechado su parentesco familiar con el entonces director de la Policía Metropolitana de Bogotá, para que una incauta mujer le entregara poder y levantara una hipoteca que tenía vigente sobre la casa.

Teniendo ese ‘poder’ autenticado en una notaría,  presuntamente radicó escrituras públicas falsas en una oficina de instrumentos públicos, titulando la propiedad a nombre de un tercero que hacía parte de la banda criminal.

Luego de un tiempo, la vivienda fue vendida por 300 millones de pesos a un comprador pero el inmueble nunca fue entregado y la verdadera dueña del mismo, nunca obtuvo ningún beneficio económico.

Además, se le investiga porque, al parecer, un lote que se encontraba cerca de la vivienda que fue vendida ilegalmente, supuestamente también fue vendido por 135 millones de pesos en el año 2012, por la misma banda.

En otras noticias: Ingreso Solidario: entérese cómo, dónde y cuándo reclamar el giro de diciembre

Otro hecho insólito que se conoció en medio de la diligencia, fue que en medio de las restricciones derivadas por el coronavirus, una familia decidió trasladarse al departamento del Huila para pasar la cuarentena.

Supuestamente Ramón Eduardo Palomino López, violó las cerraduras de las puertas de esa vivienda e ingresó, sacando posteriormente los muebles y enseres y argumentó que era el propietario del mismo desde el 2015.

Tras conocerse los elementos materiales de prueba que recopiló la Fiscalía General, el juez le preguntó que si aceptaba los cargos y tras un receso de 20 minutos, decidió aceptar la comisión de los hechos y declararse culpable.

En las horas de la tarde se adelantarán las audiencias concentradas de legalización de capturas, imputación de cargos e imposición de medidas de aseguramiento en contra de los otros dos capturados.