13 Oct 2016 08:36 AM

Walter Arévalo: no se trata de decir que Carlos Calero ya hizo curso en Cancillería

Walter Arévalo Ramírez, abogado con maestría en derecho internacional y derecho constitucional, habló con LA F.m. del derecho de petición que presentó. 
Estos fueron sus argumentos
 
 
Este es su derecho de petición
 
 
El contexto
 
 
La Cancillería, en cabeza de María Ángela Holguín, emitió un comunicado en medio de la controversia por la designación de Carlos Calero como cónsul de Colombia en San Francisco, en Estados Unidos. "Como todas las personas que son nombradas para ejercer funciones en las misiones diplomáticas en el exterior, pasó por una inmersión en el tema consular y cumplió con el cronograma de inducciones programadas en la Dian, la Registraduría General de la Nación, el Instituto Colombiano de Bienestar familiar, el Ministerio de Comercio Exterior, Migración Colombia y las distintas direcciones  del Ministerio de Relaciones Exteriores".
 
De acuerdo con el Ministerio de Relaciones Exteriores jamás una persona ha sido vetada por cuenta de su profesión"La Cancillería jamás ha vetado a las personas por su profesión, ni para los cargos de libre nombramiento ni en la selección de elegibles para  los aspirantes a la Carrera Diplomática. Se analizan sus hojas de vida, y en caso de ser nombrados o elegidos se realiza un seguimiento a su desempeño para garantizar que cumplan con las funciones asignadas".
 
"El señor Carlos Calero es profesional en Comunicación Social  y Periodismo de la Universidad Jorge Tadeo Lozano,  y  tiene una especialización en Opinión Pública y Marketing Político", agregó la Cancillería.
 
 
 
Comunicado
 
 
Con relación a los cuestionamientos planteados tras el nombramiento de Carlos Calero como Consejero de Relaciones Exteriores,  el Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia informa que:
 
1.    El señor Carlos Calero es profesional en Comunicación Social  y Periodismo de la Universidad Jorge Tadeo Lozano,  y  tiene una especialización en Opinión Pública y Marketing Político.
 
2.    Como todas las personas que son nombradas para ejercer  funciones en las misiones diplomáticas en el exterior, pasó por una inmersión en el tema consular y cumplió con el cronograma de inducciones programadas en la Dian, la Registraduría General de la Nación, el Instituto Colombiano de Bienestar familiar, el Ministerio de Comercio Exterior, Migración Colombia y las distintas direcciones  del Ministerio de Relaciones Exteriores.
 
 
 
 
3.    Al Ministerio de Relaciones Exteriores, y a través de varias vías, son remitidas permanentemente un sinnúmero de hojas de vida toda vez que se trata de una entidad que brinda oportunidades de trabajo en diferentes áreas. 
 
4.    La Cancillería jamás ha vetado a las personas por su profesión, ni para los cargos de libre nombramiento ni en la selección de elegibles para  los aspirantes a la Carrera Diplomática. Se analizan sus hojas de vida, y en caso de ser nombrados o elegidos se realiza un seguimiento a su desempeño para garantizar que cumplan con las funciones asignadas.
 
5.    No se puede descalificar a una persona por su profesión; la Cancillería ha contado anteriormente con periodistas que han cumplido una gran labor en el exterior. La experiencia nos ha demostrado que en los cargos consulares, que requieren funcionarios con don de gentes, que se entreguen a las personas a través de un acercamiento permanente,  los comunicadores cumplen una excelente labor por su habilidad para interactuar con ellos.   
 
6.    Tenemos un enorme reto para establecer contacto con el gran número de connacionales que hay en el exterior y debemos buscar mecanismos que nos permitan acercarnos a ellos y garantizar una comunicación permanente y efectiva; estamos seguros de las habilidades de los comunicadores en esta gestión.
 
El fortalecimiento de la Carrera Diplomática ha sido uno de los principales objetivos de esta administración; por este motivo  se tomó la decisión de descentralizar el concurso de ingreso a la Carrera y de ampliar los cupos para garantizar  que los colombianos tengan mayores posibilidades y facilidades de acceso a ésta. Del 2011 al 2015 se incrementó en un 140 por ciento  el número de inscritos a la Carrera Diplomática.  También se gestionaron los recursos para pagarles a los jóvenes durante su proceso de estudio y así evitar la deserción de las personas de regiones durante su formación en la capital del país.
 
Bogotá, octubre 13 de 2016. 
Fuente
Sistema Integrado Digital