Vladimir-Putin-presidente-Rusia-AFP_LNCIMA20130620_0181_1.jpg
Vadlimir Putin - AFP
31 Ene 2018 08:49 AM

Vladimir Putin pide perdón a deportistas rusos por escándalo de dopaje y promete organizarles unos Juegos

Los casos de dopaje les costó a varios atletas la exclusión de los Juegos Olímpicos de invierno en Pyeongchang.
La
Fm

El presidente ruso Vladimir Putin pidió perdón este miércoles a los deportistas de su país por no haber sabido "protegerlos" del escándalo de dopaje que le costó a varios atletas la exclusión de los Juegos Olímpicos de invierno en Pyeongchang, y les anunció que les organizará una competición.

A unos días de los Juegos de Pyeongchang (del 9 al 25 de febrero), Putin recibió a una parte de los 169 deportistas considerados como "limpios" por el Comité internacional olímpico (COI) y que se disponen a viajar a Corea del Sur.

(Lea: EE.UU. y Canadá no invitaron a China y Rusia a la cumbre sobre Corea del Norte)

"Perdónennos de no haber podido protegerlos de esto", declaró Putin en su discurso.

El presidente ruso también dijo que le parecía "extraña" la exclusión de algunos de los deportistas de su país en esta competencia. "La pregunta que se plantea es: ¿qué estamos combatiendo: el dopaje o alguna otra cosa?".

"Nos gustaría saber", agregó, y exigió una "discusión sustancial" con las instituciones internacionales antidopaje.

"Es dos veces más difícil [participar en los Juegos Olímpicos] cuando el deporte se mezcla con acontecimientos (...) que le son ajenos, con la política u otra cosa", lamentó el presidente ruso.

"Esto creó condiciones muy difíciles para alcanzar un resultado", reconoció Putin.

Rusia fue suspendida el 5 de diciembre de los Juegos Olímpicos de Pyeongchang, en medio de un gran escándalo de dopaje institucionalizado en el deporte entre 2011 y 2015, y especialmente en los Juegos Olímpicos de Sochi de 2014.

"Admitimos nuestras propias omisiones, errores, la falta de atención en cosas que son importantes en el deporte contemporáneo", declaró Vladimir Putin.

Y "nosotros contamos con que nuestros colegas en las organizaciones internacionales deportivas hagan lo posible para que esas organizaciones no se conviertan en el Departamento de Estado de algunos países", advirtió, en aparente referencia a Estados Unidos.

Un panel dirigido por la ex ministra francesa de Deportes, Valérie Fourneyron, autorizó a 169 deportistas participar, pero excluyó a otros cien, algunos de ellos de primer nivel, como la leyenda del short-track Viktor Ahn. Entre los descartados, algunos, como Ahn o el biatleta Anton Shipulin, campeón olímpico en Sochi, nunca habían sido registrados positivos.
"Fue nuestra culpa"
El Kremlin prometió apoyar a los atletas que fueron retirados, para los que una competencia de consolación será organizada con primas equivalentes a las de los medallistas olímpicos, indicó su portavoz Dmitri Peskov, citado por las agencias rusas.

No es la primera vez. En 2016, Rusia había organizado una manifestación para su equipo de atletismo excluido de los Juegos Olímpicos de verano de Rio, en un estadio de Moscú.

Desde el martes, el presidente ruso alterna actos de contrición y desconfianza con las instancias deportivas internacionales. Parecía haber reducido las fricciones con el COI, al reconocer en una ocasión que "hubo casos de dopaje en Rusia".

El escándalo en que Rusia está inmerso, "es por nuestra culpa (...) Es la verdad y quiero que el auditorio y todo el país lo sepa", dijo en un discurso transmitido por la televisión pública.

Vladimir Putin relativizó sin embargo la culpabilidad de Rusia: "Hubo tantos ejemplos (de dopaje) en todo el planeta, pero no fueron destacados ni dramatizados".

"No hay que transformar el deporte, al movimiento olímpico, en patio trasero de una especie de sucia cocina política", agregó.

El presidente ruso criticó al ex responsable de antidopaje ruso convertido en lanzador de alerta, Grigori Rodchenkov, quien lo acusó de haber desempeñado un papel crucial en el dopaje institucionalizado instalado Rusia.

"Este hombre tiene claramente problemas con la ley", declaró Putin, calificándolo de "imbécil". "Hay que meterlo a la cárcel".

En 2016, luego de las revelaciones de Rodchenkov, quien se refugió en Estados Unidos argumentando que teme por su vida, el informe McLaren pedido por la Agencia mundial antidopaje (AMA) reveló la organización en Rusia de un sistema institucionalizado de dopaje, especialmente en los Juegos Olímpicos de invierno de 2014 en Sochi.