Juliana López detenida en China.
Modelo Juliana López, capturada con drogas en China.
Tomado redes sociales de Juliana López
31 Ene 2020 02:05 PM

Relato de colombiana presa en China y su situación en la cárcel por coronavirus

Las visitas fueron suspendidas en el centro penitenciario.
Johanna Ramírez Gil
Johanna
Ramírez Gil
@johannarami

En una llamada telefónica a su familia, Juliana López, la antioqueña detenida hace cuatro años y medio en China, contó las extremas medidas tomadas por las autoridades en la cárcel a raíz del coronavirus. Una de ellas es lavarse constantemente las manos con cloro y suspender las visitas de los familiares para evitar el contagio en el penal.

Juliana López obtuvo un permiso especial para llamar a sus seres queridos en Colombia y darles un parte de tranquilidad, debido al virus que tiene en alerta a China y al mundo. 

Más información: Calidad de aire en Medellín, afectada por incendio vegetal

"Este país está enloquecido con ese virus, entonces están con muchas medidas de seguridad. Nos tienen todo el tiempo lavándonos las manos con cloro (...). Sí, aquí tienen a todo el mundo encerrado. No nos dejan salir. Mire que yo llamé en enero y nos programaron otra vez llamada", señaló Juliana.

Contó que los guardias de seguridad no han podido cambiar de turno. "Las policías y todo no pueden salir. De hecho, tienen las mismas policías trabajando desde el año nuevo chino y no han podido cambiar las policías de turno porque cerraron absolutamente todas las puertas. Las policías aquí están con muchas medidas de seguridad, las tienen a todas con tapabocas, no, mejor dicho. Esto está cosa miedosa”, puntualizó.Por el año chino, la modelo antioqueña y las demás internas tuvieron cinco días de vacaciones del trabajo que realizan en la cárcel. Durante el tiempo que ha estado privada de la libertad, Juliana se ha destacado por su buen comportamiento, trabajo y estudio, incluso, ya sabe mandarín.

La exintegrante de las Divas del Fútbol fue capturada el 18 de julio de 2015, cuando llevaba 610 gramos de cocaína en un computador portátil. La justicia la condenó a 15 años de prisión, pero su familia confía en que pueda regresar a Colombia a terminar de cumplir la pena.