Protección animal
@JMAGarrett
2 Ene 2019 11:10 AM

Púas anti pájaros, el macabro invento que indigna a Inglaterra

Inglaterra se encuentra en total indignación luego de la implementación de pues anti pájaros en los árboles.

Un lujoso barrio de Bristol en Inglaterra se ha convertido en un territorio inhabitable para las diferentes especies de aves migratorias y de territorio que deambulan por este sector. 

Con púas de metal y plásticas incrustadas en los arboles del barrio, los residentes pretenden cuidar sus lujosos vehículos de las heces de los majestuosos animales

El motivo que llevó a los ciudadanos del barrio a tomar esas medias se debe a que “pueden causar daños permanentes a la pintura de los vehículos”, argumentan en la decisión de varios vecinos a la empresa Hillcrest Estate Management, entidad que instaló este sistema. 

Lea tambiénDespiden a trabajador de zoológico por vídeo en el que maltrata a un oso panda

Pese a que este tipo de técnicas son implementadas en diferentes infraestructuras o construcciones, lo realmente insólito e indignante es instalarlas en el ecosistema natural y propio de la especie.

Diferentes representantes ecológicos, organizaciones protectoras del medio ambiente y entes políticos se han manifestado frente a esta iniciativa que causa total indignación.

La guerra que día a día el hombre le da a la naturaleza muestra la poca conciencia de vida y sostenibilidad ¿Es posible que sea más importante un lujoso vehículo que el cuidado y protección de una especie animal?

El hecho se ha vuelto viral luego de una publicación en Twitter lanzada por Jennifer Garrett, residente de Bristol, en donde le informaba al diario The Guardian que los propietarios tenían derecho a llevar a cabo estas prácticas debido a que el territorio es una zona privada. 

 Le puede interesarColombia, camino a prohibir por ley experimentos con animales

Las diferentes organizaciones y entes políticos que se encuentran interesados en prohibir esta práctica considerada como maltrato animal, prometieron abordar el tema con el concejo de la ciudad para llegar a un posible acuerdo en busca del bienestar de los habitantes del barrio como también para el cuidado de las aves.  

La polémica ahora gira en cómo el ser humano se ha tomado atribuciones poco razonables, pues es inimaginable prohibirles a los pájaros vivir en su habitad natural, solamente para la comodidad y bienestar de unos pocos.