protestas bolivia
AFP
28 Oct 2019 07:17 PM

Protestas en Bolivia ya dejan, al menos, 30 heridos

El Gobierno indica que lo que está pasando en las calles es un intento de golpe de Estado.
Sindy Valbuena Larrota
Sindy
Valbuena Larrota
@Sindyvalbuena

Unos 30 heridos, uno de ellos de bala, dejaron este lunes los enfrentamientos entre oficialistas y opositores en las calles de la ciudad boliviana de Santa Cruz, tras la cuestionada reelección del presidente Evo Morales.

"Tenemos una treintena de heridos, hay gente herida grave en el hospital que está siendo operada, una herida de bala, otra con arma punzocortante, también tiene heridas graves", señaló el secretario de Salud de la Gobernación de Santa Cruz, Oscar Urenda.

De interés:Juicio político contra Trump se decidirá este jueves en Cámara de EE.UU.

También hubo enfrentamientos en otras ciudades de Bolivia como La Paz y Cochabamba, con saldo de algunos heridos, según medios locales.

El sector de 'Plan Tres Mil' de Santa Cruz, la ciudad más próspera de Bolivia y bastión de la oposición, fue epicentro de violentos choques con piedras y palos a causa del paro y bloqueos de calles en rechazo a la reelección de Morales para un cuarto mandato.

En Cochabamba, que también cumple un paro y hay cortes de vías, se registraron incidentes que dejaron cuatro heridos, según el diario Opinión de esa ciudad. 

En La Paz, donde había bloqueo parcial de calles, se registraron choques entre vecinos opositores y mineros oficialistas llegados desde fuera de la ciudad haciendo detonar pequeños cartuchos de dinamita, causando temor entre la población.

Lea además: Varios ríos tropicales en el mundo están fuertemente afectados por el hombre

Una persona resultó lesionada, según imágenes de medios locales, tras ser golpeado por los oficialistas.

En otras ciudades, también había paros y bloqueos de vías, como en Potosí, Sucre, Tarija y Trinidad.

El oficialismo afirma que la violencia social tiene como telón de fondo un intento de golpe de Estado contra Morales.

Morales, en el poder desde 2006, ganó en primera vuelta las elecciones de acuerdo al polémico recuento oficial con el 47,08 % de los votos. Su rival Carlos Mesa obtuvo 36,51 %.