Príncipe William y familia
Príncipe William y familia
AFP
11 Mar 2021 01:18 PM

Príncipe William niega racismo en la familia real británica

Harry y Meghan afirmaron que algún miembro de la familia había mostrado "preocupación" por el color de piel de tendrían sus hijos
Agencia
AFP

La familia real británica "no es racista", aseguró este jueves el príncipe William, siguiendo con la contraofensiva lanzada después de que su hermano Harry denunciara conversaciones sobre el color de piel que tendrían sus hijos con la estadounidense mestiza Meghan Markle.

Harry y Meghan afirmaron que algún miembro de la familia -que no fueron ni la reina Isabel II ni su esposo Felipe- había mostrado "preocupación" por el color de piel de tendrían sus hijos, ya que la madre de Meghan es negra.

Le puede interesar: Insólito robo a una mujer mientras discutía por choque de carros

Esta acusación provocó una grave crisis en la monarquía de un país donde la fuerza del movimiento Black Lives Matter llevó recientemente a revisar la historia colonial y su relación con la trata de esclavos. 

Ahora el tema está bajo la mirada de todo el planeta, en especial en Estados Unidos donde la pareja vive desde su estrepitosa salida de la monarquía hace un año, y en la Commonwealth, un conjunto multirracial de más de 50 países en los cinco continentes unidos por sus lazos históricos con la corona británica.

En este contexto, la realeza lanzó una respuesta que, pese a su tono conciliador, dejó claro que estas acusaciones no serían aceptadas sin discusión.

Si su padre y heredero al trono, el príncipe Carlos, de 72 años, había respondido únicamente con una risa nerviosa el martes cuando le preguntaron al respecto durante una visita a una iglesia africana de Londres convertida en centro de vacunación contra el covid-19, Guillermo fue más locuaz.

Lea además: Bebé de 11 meses sobrevive a accidente de tránsito: su abuela dio la vida por él

"No somos una familia racista en absoluto", aseguró el segundo en la línea sucesoria al trono británico, de 38 años, mientras recorría una escuela de un barrio multirracial del este de la capital. 

Harry, de 36 años, y Meghan, de 39, explicaron su salida de la monarquía y su exilio a California por la insostenible presión de la prensa sensacionalista británica, el racismo en algunos medios y redes sociales y la falta de apoyo de la familia real. 

Pero sobre todo, lo que dejó a la entrevistadora estrella de la televisión estadounidense Oprah Winfrey sin palabras fue cuando la pareja aludió a estos comentarios racistas en el seno familiar.

Isabel II, de 94 años, respondió el martes afirmando que "toda la familia se entristece al conocer lo difícil que han sido los últimos años para Harry y Meghan".

La monarca aseguró también tomarse "muy en serio" las acusaciones de racismo y se comprometió a que sean tratadas "por la familia en privado", pero dejó claro que "los recuerdos pueden variar" en función de las personas.

Lea también:  Primer ministro tailandés "desinfecta" a periodistas por pregunta que no le gustó

Esta cuidadosa elección de las palabras "sugiere que la familia no está de acuerdo con todo lo que han dicho los duques de Sussex", subrayaba el periódico conservador The Daily Telegraph, mientras otros interpretaban que ya se había identificado a quién hizo el comentario sobre el color de piel y que el concernido rebatía la acusación.

La emisión de Oprah Winfrey, que recordó a una chocante entrevista concedida en 1995 a la BBC por la madre de Harry y William, la princesa Diana, en que reveló desde su bulimia hasta las infidelidades en su matrimonio, provocó un escándalo de iguales o mayores proporciones. 

En opinión del experto constitucional Robert Hazell, de la University College London, esto "sólo se convertiría en una crisis para la institución si los sondeos empezaran a mostrar que ha caído significativamente el apoyo a la monarquía" en el Reino Unido.

Pero de momento en Australia, país miembro de la Commonwealth, el ex primer ministro Malcolm Turnbull ya afirmó que estas acusaciones deberían allanar el camino para celebrar otro referéndum sobre el fin de la monarquía en ese país, donde Isabel II es aún jefa de Estado.