Las protestas en Venezuela por la falta de pernil
Las protestas en Venezuela por la falta de pernil
Foto del video
30 Dic 2018 03:35 PM

Por falta del pernil de cerdo prometido por Nicolás Maduro hay protestas en Venezuela

El gobierno les prometió que, pese a la crisis, contarían con él. No fue así.
Rafael Pérez
Rafael
Pérez Becerra

Miles de personas adelantaron una protesta en la autopista Prados del Este en Caracas para protestar por la no entrega de las cajas de los Comité Local de Abastecimiento y Producción (CLAP) y el pernil de cerdo para las fiestas de fin de año.

La marcha, en medio de la crisis de Venezuela, se propagó por otras principales calles de la capital de Venezuela. Los manifestantes le exigen al gobierno de Nicolás Maduro que cumpla con lo prometido en las elecciones municipales para el fin de año.

“¿Dónde está el pernil?” Era una de arengas que se escuchó en la protesta que se extendió por los barrios populares de Catia, Pinto Salinas, La Vega y La Candelaria. Muchos calificaron de “mamadera de gallo” la posición del Gobierno.

“Decidimos salir a la calle en protesta por nuestros derechos, no es ni siquiera por el pernil es por la falta de respeto, por el pisoteo que no nos lleguen las cosas como deben llegar, de las promesas que se hacen y no se cumplen”, explicó una de las manifestantes.

A principios de diciembre el gobierno de Venezuela anunció que mediante el CLAP le serían entregadas a los ciudadanos 30 mil toneladas de pernil. Sin embargo, hasta la fecha, el alimento no ha sido entregado y en algunos casos se ha denunciado que le han enviado productos ya vencidos.

Las protestas se han conocido gracias a las redes sociales. Varios usuarios han hecho un seguimiento de las protestas e incluso han recolectado testimonios de los manifestantes.

A finales de noviembre se presentaron otras protestas en las principales ciudades de Venezuela por la falta de entrega de mercados subsidiados. Los venezolanos aseguran que para las fiestas de año no podrán preparar sus platos típicos en estas festividades puesto que el precio de la carne “está por las nubes”.