Atentado en Túnez
La fuerte explosión ocurrió en el centro de la capital de Túnez.
AFP
29 Oct 2018 10:29 AM

Nueve heridos luego que mujer accionara aparente cinturón explosivo en Túnez

La explosión ocurrió en la avenida Habib Bourguiba, en pleno corazón de la capital del país.

Al menos nueve personas, ocho de ellas agentes, resultaron heridas en un presunto ataque suicida perpetrado frente al teatro municipal de Túnez, en el centro de la capital, informaron a Efe fuentes de seguridad

Según las fuentes, el ataque habría sido obra de una mujer de 30 años procedente de la provincia de Mahdia que, al parecer, accionó el mecanismo que llevaba adosado al cuerpo al pasar junto a una patrulla de la Policía en la avenida Habib Bourguiba, la más importante y populosa de la capital tunecina.

"El explosivo no era muy potente y eso ha evitado que se haya producido una nueva masacre en el país", escenario hace tres años de una cadena de tres atentados yihadistas que segaron la vida de 72 personas, 60 de ellas turistas extranjeros, agregaron.

Le puede interesar: Impactantes imágenes de restos del avión accidentado en Indonesia

Nada más producirse la explosión, efectivos de la Policía urbana que se encontraban en los alrededores y agentes de los servicios de seguridad procedentes del vecino Ministerio de Interior acordonaron la zona y se encargaron del cadáver de la presunta suicida.

Cuatro ambulancias fueron enviadas al lugar de los hechos para evacuar a los heridos más graves y atender a los contusionados y a otros ciudadanos víctimas de ataques de ansiedad, explicaron a Efe testigos.

"Yo estaba sentado aquí y sentí la explosión. La gente empezó a gritar y todo fue un caos. Todavía estamos asustados", señaló a Efe un hombre que almorzaba en uno de los numerosos cafés que flanquean la avenida, centro comercial y neurálgico de la capital.

Lea también: Capturan al sospechoso de enviar presuntas bombas a críticos de Trump

Este es el primer atentado yihadista que sacude la capital desde que el 24 de noviembre de 2015 un hombre armado con un cinturón explosivo entrara en un minibús de transporte de soldados y matara a doce guardias presidenciales en la plaza del 14 de enero, en el inicio de la avenida Bourguiba.

Cinco meses antes, un hombre armado con un fusil mató a tiros a 38 personas, en su mayoría turistas británicos que descansaban en la playa de un conocido hotel de lujo en la ciudad balneario de Susa, a 110 kilómetros al sur de la capital.

En marzo de ese mismo año, la cadena de atentados yihadistas se inició con el asalto al museo palacio del Bardo, icono turístico de la ciudad, donde dos hombres armados con rifles mataron a 22 turistas.

Todos los ataques fueron reivindicados por grupos locales vinculados a la organización yihadista panislamista Estado Islámico.

Desde entonces, Túnez está bajo un estado de emergencia que se renueva cada tres meses y que concede a los cuerpos de seguridad nacionales poderes especiales dentro de la lucha contra el terrorismo.

Desde 2011, año en el que triunfó la revolución popular contra la dictadura de Zinedin el Abedin Ben Ali, grupos yihadistas locales combaten al Ejército tunecino en las montañas de Kasserine, un área de difícil acceso en la frontera con Argelia.