ppk.jpg
Pedro Pablo Kuczynski, presidente de Perú / AFP
21 Mar 2018 11:57 AM

La izquierda peruana no acepta renuncia de Kuczynski y quiere destituirlo

Antes de la renuncia de Kuczynski, la oposición pretendía destituirlo por sus vínculos con la constructora brasileña Odebrecht.
La
Fm

La izquierda peruana en el Congreso anticipó que no aceptará la renuncia presentada por el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, y manifestó su intención de proseguir con el proceso de destitución cuya moción estaba prevista que se debatiera y votara este jueves en el hemiciclo.

Tanto el Frente Amplio como Nuevo Perú, las dos formaciones de izquierdas presentes en la cámara, rechazaron la renuncia de Kuczynski por no mostrar arrepentimiento ante las supuesta compra de votos de congresistas de la oposición desvelada este martes en una serie de vídeos y grabaciones de audio.

Lea también: Kuczynski, el presidente que fue comido por la corrupción que juró desterrar

El líder del Frente Amplio, Marco Arana, criticó que el mandatario se victimizara en su carta de renuncia "sin reconocer los delitos que cometió para enriquecerse ilícitamente cuando fue funcionario público".

"Lo que se debe hacer es ir a fondo caiga quien caiga. La Fiscalía debe investigar a los ministros que han estado involucrados en la compra de votos y aquí en el Congreso a los congresistas que han comprado votos y a los que se han vendido", dijo Arana.

Por su parte, el portavoz de Nuevo Perú, Alberto Quintanilla, anticipó que los diez miembros de su grupo parlamentario tampoco están de acuerdo con los modos en que Kuczynski quiere despedirse de su cargo.

Quintanilla argumentó la iniciativa de negarle la renuncia para que no pueda salir del país y eludir a la Fiscalía peruana, que puede investigarlo por los intentos para comprar votos en el Congreso y por sus vínculos con la constructora brasileña Odebrecht.

Sin embargo, el congresista del liberal Partido Aprista Peruano (PAP) Javier Velásquez Quesquén se manifestó a favor de aceptar la renuncia a Kuczynski porque "el país no puede seguir congelado en esto".

"No es un tema político, la gente y la inversión está parada. No hay empleo. No hay que perder un minuto más en discusiones estériles", acotó.

El resto de fuerzas políticas todavía no han fijado una postura concreta sobre la renuncia de Kuczynski, entre ellos el partido fujimorista Fuerza Popular, liderado por Keiko Fujimori, hija del expresidente Alberto Fujimori, cuyos miembros desvelaron los vídeos de la supuesta compra de votos de congresistas.

En ellos se veía a Kenji Fujimori y otros congresistas disidentes de Fuerza Popular, alineados con el Gobierno tras el indulto al expresidente Alberto Fujimori, ofrecer obras públicas, a nombre del Ejecutivo, a otros parlamentarios a cambio de que votaran contra la moción para destituir a Kuczynski.

Las grabaciones, realizadas por el fujimorista Moisés Mamani, también incluyen al ministro peruano de Transportes y Comunicaciones, Bruno Giuffra, y a otros funcionarios del Gobierno.

Antes de la renuncia de Kuczynski, la oposición pretendía destituirlo por sus vínculos con la constructora brasileña Odebrecht, a la que su consultora Westfield Capital facturó más de 782.000 dólares entre 2004 y 2007, cuando él ejercía de ministro en el Gobierno del expresidente Alejandro Toledo (2001-2006).

Con información de EFE