Evo Morales en Argentina
Expresidente de Bolivia, Evo Morales.
AFP
27 Oct 2020 06:52 AM

Evo Morales, liberado de varios cargos por parte de la justicia boliviana

El ex presidente volvería a su país el próximo 11 de noviembre.
Agencia
AFP

Un tribunal boliviano anuló varios actos del proceso abierto por supuestos delitos como terrorismo y sedición contra el expresidente de Bolivia Evo Morales, entre ellos una orden de aprehensión y la imputación, según declaró a la agencia Efe este su abogado, Wilfredo Chávez.

El proceso abierto por el Gobierno interino de Bolivia "queda en fojas cero" en lo que concierne a Morales, porque "no se han cumplido los conductos regulares de comunicación judicial internacional" para notificarlo o citarlo a declarar, detalló el jurista.

Lea además: [Video] Lince y serpiente cascabel se enfrentaron hasta la muerte

El pasado sábado se instaló una audiencia que trató cuestiones sobre la vulneración de los derechos de Morales en el proceso de investigación abierto en su contra en noviembre del año pasado.

Chávez mencionó que interpuso un recurso de acción de libertad o habeas corpus ante un tribunal constitucional para denunciar que "habían vulnerado absolutamente todos los derechos vinculados a la libertad, a la defensa y al debido proceso" y que el proceso contra el expresidente fue una acción "deliberadamente política".

Uno de los principales argumentos expuestos por la defensa de Morales fue que las notificaciones fueron realizadas al exmandatario por edicto en Bolivia sin la posibilidad de que asuma su defensa o declare y, por ello, "el juez de garantías ha decidido anular todos los antecedentes", mencionó el abogado.

Las medidas que afectan a la imputación y la orden de aprehensión también han hecho que quede anulada una audiencia fijada para este martes en La Paz contra el exmadatario, que buscaba su procesamiento en rebeldía, aseguró Chávez.

Lea además: Rusia, ahora sí obliga al uso de tapabocas en lugares públicos

La denuncia contra Morales por terrorismo y sedición fue interpuesta por el Ministerio de Gobierno (Interior) de Bolivia en noviembre de 2019, al poco de asumir el poder de forma interina Jeanine Áñez, cuando Evo Morales estaba entonces en México, donde se encontraba antes de partir hacia Argentina.

La acusación se basó en un video en el que se atribuye la voz de Morales para supuestamente incitar a bloqueos de ciudades en Bolivia, que organizaciones como Human Rights Watch (HRW) han considerado una prueba insuficiente para la gravedad de esos delitos.

"De mi parte, he cumplido", aseveró Chávez, que dejó a criterio de Morales la decisión de si ve conveniente o no regresar a Bolivia, pues todavía se mantienen en pie algunos otros procesos judiciales en su contra.

La decisión del juez llega después de la victoria electoral del partido de Morales, el Movimiento Al Socialismo (MAS), que fue proclamada el pasado viernes por el órgano electoral de Bolivia, aunque el relevo en el poder no está previsto hasta el próximo 8 de noviembre.

Vea Todo sobre las Elecciones en Estados Unidos en nuestro especial

El regreso a Bolivia

El expresidente prepara su regreso a Bolivia, tras un año de exilio, pero descarta cualquier participación en el gobierno de Luis Arce y aseguró que se dedicará a la actividad sindical y la piscicultura.

Lea además: Hallan en el maletero de un carro el cadáver de un joven asesinado por su mejor amigo

Sin que aún se haya fijado la fecha de la toma de mando de Arce y del vicepresidente electo David Choquehuanca, Morales dijo este lunes en una entrevista por Zoom a la agencia AFP que la Confederación Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia será la instancia que decida el día de su retorno.

"Hay compañeros que me piden que vaya a la posesión y estoy muy agradecido. El hermano (presidente de Argentina) Alberto Fernández, tan solidario, tan humano, me ha ofrecido llevarme a Bolivia. Tengo invitación (a la ceremonia). Todavía los movimientos sociales están debatiendo. Van a decidir ellos", enfatizó.

"La Confederación Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia está reunida, consultando cuándo vuelvo. Me piden que yo vuelva el día 11 de noviembre, porque yo salí un 11 de noviembre. Es muy simbólico. Pero repito, no está definido, ellos decidirán", indicó.

Morales tenía orden de detención preventiva en Bolivia por acusaciones de "terrorismo", que él atribuye a "una guerra sucia", pero este lunes esa orden de arresto fue anulada por la justicia.

Le puede interesar: Candidata de Trump, elegida como nueva jueza de la Corte Suprema de EE.UU

Sobre sus planes una vez que regrese a su país, Morales sostuvo que se instalará en la región de Cochambamba, para retomar el activismo sindical en el que se inició en los años 1980 hasta llegar a la presidencia en 2006.

"Estaré en la zona del Trópico de Cochabamba, junto a los movimientos sociales y al MAS (Movimiento al Socialismo). Vamos a cuidar, a defender nuestro proceso, vamos a acompañar a Lucho (Luis Arce), por supuesto, somos militantes. Vamos a cuidar nuestros principios ideológicos, también los programas sociales para bien de todo el pueblo boliviano", aseveró.

Ante la pregunta sobre si asumiría alguna función en el gobierno de Arce, respondió enfático: "No, para nada".

"Seguiré de dirigente sindical hasta cuando me lo permitan. En lo personal, dedicarme a la agricultura. Estoy haciendo talleres por teléfono para tener piscinas de crianza de pescado. Está muy de moda el tambaquí. Los compañeros que tienen criadero de pescado tambaquí están ganando muy bien", apuntó.