Iglesia evangélica Suramericana en culto
Iglesia evangélica Suramericana en culto
Flickr
6 Oct 2018 12:14 PM

Evangélicos se consolidan cada vez más como una fuerza política en Sudamérica

Los católicos van perdiendo fuerza política frente a los emergentes movimientos religiosos de derecha.
Julián Mauricio Sabogal
Julián
Sabogal
@01PeriodistaMas

Cada vez son más los lugares de culto de los evangélicos en distintos puntos de Surdamérica y América Central, sobre todo en las capitales de los países que pertenecen al cono sur del continente americano.   

Además, la presencia de los movimientos evangélicos está llegando a tener una fuerte influencia en la vida política regional. 

A pesar de que el catolicismo y su ideología esta cambiando, dado los pensamientos que promulga el papa Francisco, no es el mismo caso de los evangélicos, quienes están en contra del aborto, la unión entre parejas homosexuales, la legalización de la marihuana, y la famosa 'ideología de género’. Esto se traduce en que se los creyentes evangélicos son mucho más conservadores que su contra parte católica. 

El caso más destacado en este momento es el de Brasil, ya que Jair Bolsonaro al pertenecer a la ideología de ultraderecha se está ganando el voto de los movimientos evangélicos, quienes representan un segmento poderoso en la política brasileña. Es por esto que en la primera vuelta presidencial la intención de voto se vería reflejado a favor de Bolsonaro.     

Varios estudios han arrojado que el 40% de los católicos del mundo están concentrados de Surdamérica, pero las iglesias evangélicas, que se reconocen como protestantes, atraen cada vez más fieles quienes buscan el conservatismo en esta religión.  

En 2017 un estudio sobre la religión en la región realizado por la consultora Latinobarómetro, estimaba que casi uno de cada cinco latinoamericanos, es decir el 19%, son protestante, con picos de 41% y 39% en Guatemala y Honduras. 

"En Brasil el crecimiento de los pentecostales, una de las corrientes de los evangélicos, ha sido tan fuerte que este país tiene hoy la mayor población pentecostal del planeta. Por encima incluso de Estados Unidos, declaró Andrew Chesnut, director de Estudios Católicos en la Virginia Commonwealth University de Estados Unidos. 

"Las iglesias evangélicas han logrado responder mejor a las necesidades de las nuevas generaciones de latinoamericanos, especialmente en contextos de un cambio social acelerado, caracterizado por una urbanización y una globalización acelerada", explica William Mauricio Beltrán, especialista en religión y profesor en la Universidad Nacional de Colombia. 

Para ambos universitarios, los escándalos de pedofilia que afectan a la iglesia católica, como se ha visto en Chile, deberían conducir a que cada vez más personas se acerquen a los movimientos evangélicos. 

La fe evangélica fue un factor que contribuyó a que el presidente de Guatemala Jimmy Morales decidiera el traslado de la embajada de su país a Jerusalén: los evangélicos respaldan con fervor a Israel porque pretenden que los judíos reconstruyan su templo en Jerusalén, lo que facilitaría, según piensan, ‘el retorno de Cristo’.  

"Los pastores evangélicos intervienen mucho más en la vida cotidiana de sus fieles y no tienen problema alguno de llamar a votar por alguien", destaca Estrada.   

"Las recientes elecciones en Chile, Costa Rica, México, Colombia, Guatemala y la del domingo en Brasil revelan una polarización creciente del electorado y un giro político a la derecha", estima el estadounidense Andrew Chesnut.  

"Incluso en la izquierda, el presidente electo de México Andrés Manuel López Obrador, evaluó que debía aliarse con un pequeño partido conservador, fundado por un pastor pentecostal, para asegurar su triunfo".  

Para Gaspard Estrada, de Sciences Po, lo que se está viendo en la región es "más una victoria de la alternancia" que un corrimiento hacia la derecha.  

"Los escándalos de corrupción, la carencia de liderazgos y la falta de crecimiento" económico han llevado a que haya "una radicalización del electorado en Suramérica y América central. Los electores son conducidos hacia los extremos y los candidatos alternativos", afirmó finalmente Estrada.

Fuente
AFP y Sistema Integrado Digital