Bandera de la Organización de las Naciones Unidas (ONU)
Bandera de la Organización de las Naciones Unidas (ONU)
AFP
7 Nov 2019 09:55 AM

Embargo de EE.UU. contra Cuba, de nuevo a discusión en la ONU

La comunidad internacional ha dado su apoyo casi generalizado a la isla en rechazo al embargo.
Daniela
Henao Cardozo
@CHenaodaniela

Horas antes de la sesión de este jueves de la Asamblea General de la ONU donde se votará la resolución anual no vinculante contra las sanciones estadounidenses a Cuba, la comunidad internacional ha dado muestras de apoyo a la isla en su condena al embargo impuesto por Estados Unidos. 

Una treintena de países y de representantes de bloques regionales, como el grupo de los 77 y China, el Grupo Africano, el Movimiento de Países no Alineados, la Organización de la Cooperación Islámica o la Comunidad caribeña CARICOM mostraron su apoyo a la resolución titulada: "Necesidad de acabar con el embargo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos de América a Cuba".

Desde 1992, la abrumadora mayoría de los 193 Estados miembros de Naciones Unidas han apoyado a la Habana en sus reclamaciones, con la excepción de Estados Unidos e Israel que votaron en contra y de Ucrania y Moldavia que, el año pasado, no ejercieron su derecho a voto.

Lea aquí: Condenan a diez años de prisón a pediatra por distribuir pornografía infantil

En 2018, Estados Unidos intentó, sin éxito, incluir enmiendas a la resolución, una iniciativa a la que ha renunciado este año. Enmiendas que llamaban a Cuba a poner fin a las restricciones de la libertad de expresión o a liberar a presos políticos, para las cuales no consiguió respaldo.

"México reitera su claro y firme rechazo a las acciones unilaterales contra Cuba, incluida la imposición durante ya más de cinco décadas del bloqueo económico, comercial y financiero que contradice al derecho internacional", dijo en su intervención el embajador mexicano en la ONU, Juan Ramón de la Fuente.

Un rechazo que, uno tras otro, fueron mostrando los más de treinta oradores que participaran en la sesión. 

El país que ha hablado con más fuerza es Rusia, cuyo viceministro de Asuntos Exteriores, Alexander Pankin, mostró su solidaridad con Cuba y criticó las políticas de Washington.

"Repudiamos la campaña anticubana de sanciones liderada por los Estados Unidos, esta cuestión (...) es una violación prolongada burda del derecho internacional por parte de Washington ante todos los principios básicos de la carta de Naciones Unidas", dijo.

Pankin también vinculó las presiones estadounidenses al apoyo cubano al Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

"La guerra de sanciones ha sido desencadenada por Washington para lograr su objetivo general: derrocar al liderazgo cubano que no le conviene y castigarlo por su postura de principios, de apoyo al presidente elegido legítimamente en Venezuela, el señor Maduro", agregó el político ruso.

Por su parte, la misión de Estados Unidos en Naciones Unidas insistió en varios mensajes difundidos a través de Twitter en que "los defectos fundamentales de la economía Cubana son culpa suya".

El pasado lunes, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, denunció "presiones" de Estados Unidos a países latinoamericanos para obtener su voto contra el proyecto de resolución, que Cuba presenta cada año para condenar el embargo impuesto por Washington a la isla.

Le puede interesar: Masacre de familia LeBarón en México demuestra necesidad de construir muro: Trump

El gobierno de Cuba asegura que desde que el presidente estadounidense John F. Kennedy impuso el embargo en febrero de 1962, menos de un año después de que Fidel Castro declarase el carácter socialista de la revolución cubana, éste ha provocado perjuicios a la isla por más de 138.000 millones de dólares al cambio actual.

Solo una vez, en 2016, Washington se abstuvo de votar contra la resolución que condena el embargo en un contexto de acercamiento del gobierno de Barack Obama hacia la isla, que incluyó la reapertura de embajadas en ambas capitales en 2015.

Pero Trump dio marcha atrás a esa política y sigue aumentando la presión contra la isla con nuevas sanciones que han provocado una crisis de energía y que buscan limitar los viajes a la isla.