Pescado-ingimage.jpg
24 Feb 2018 05:48 AM

El latente riesgo para el acuerdo pesquero de la Unión Europea

El 27 de febrero el Tribunal Europeo de Justicia fallará la posible nulidad del pacto con Marruecos.
La
Fm

Marruecos, país situado al norte de África, y la Unión Europea se encuentran en vilo a la espera de una sentencia que será proferida el próximo 27 de febrero por el Tribunal Europeo de Justicia de Luxemburgo, sobre la posible nulidad del acuerdo de pesca vigente entre ambas partes.

Dicho acuerdo, de acuerdo a los especialistas de ambas partes, beneficia tanto a los pescadores marroquís como a los europeos. La parte más delicada no es el pescado, sino las consecuencias políticas que se derivan de esa decisión y que suponen, por un lado, que los jueces pueden anular un tratado firmado y ratificado alegando criterios basados en la doctrina de las Naciones Unidas y, por otro, porque vuelve a introducir en las relaciones entre Europa y Marruecos el conflicto del Sahara Occidental.

La ONG inglesa Westerns Sahara Campaign, ligada al frente Polisario (Frente Popular de Liberación de Saguía el Hamra y Río de Oro) y que reclama la independencia de los territorios saharauis de Marruecos bajo el principio de la autodeterminación de los pueblos, solicitó ante un juez inglés la inaplicabilidad del tratado de pesca a dichos territorios.

La querella en marcha ha sido llevada a Luxemburgo como cuestión prejudicial por los tribunales de Londres.

Sobre este tema, el abogado general del Tribunal Europeo de Justicia, el belga Melchor Wathelet, rindió su concepto el pasado 10 de enero, según el cual el tratado debe ser declarado incompatible con la obligación de la Unión Europea de respetar el principio de la de la autodeterminación sobre el «territorio del Sahara Occidental y de sus aguas adyacentes.

Este precedente tiene repercusiones importantes ya que esto implicaría una reacción en cadena de demandas ante el Tribunal Europeo de Justicia. Así las cosas, cualquier asociación o movimiento que reclame la autodeterminación de un territorio, como por ejemplo los independentistas catalanes de Esquerra Republicana, podrían solicitar la nulidad de cualquier acuerdo ya sea comercial, de agricultura o de pesca suscrito por la Unión Europea bajo el argumento que este ha sido incompatible con la autodeterminación de Cataluña, lo mismo podrían solicitar los kurdos, los tuareg y un sin número de actores.

De otra parte, ante los ojos de Marruecos, Europa no estaría cumpliendo con una de sus obligaciones contractuales y el primero ya no tendría que contribuir a la tranquilidad del segundo al consagrar cada día 20.000 hombres para gestión los flujos migratorios subsaharianos, por tanto la gran barrera que es Marruecos se fracturaría.

El concepto del abogado general del Tribunal Europeo de Justicia Melchor Wathelet ha sido fuertemente cuestionado por los especialistas marroquíes en el tema, debido a sus antecedentes por pobre objetividad ya que ha ostentado cargos políticos y sobretodo por su tendencia a repetir las posiciones doctrinales del referendario griego Paschalidis.

Se espera entonces que el Tribunal de Justicia Europeo tome una decisión el próximo 27 de febrero donde aún es incierto si primarán los aspectos políticos o los argumentos jurídicos.