Donald Trump
AFP
8 Dic 2020 03:44 PM

Donald Trump y su decreto para priorizar entrega de vacunas a EE.UU.

El presidente electo Joe Biden pidió al Congreso un acuerdo financiero urgente para combatir la pandemia.
Agencia
AFP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este martes la firma de un decreto "para garantizar que los ciudadanos estadounidenses tengan la prioridad para recibir vacunas estadounidenses". 

No está claro cómo se aplicaría este decreto dado que los fabricantes de vacunas ya han firmado acuerdos con otros países. Pero la medida sugiere que Estados Unidos está preocupado por una posible escasez cuando prevé inmunizar a decenas de millones de personas en los próximos meses. 

Hay más de 330 millones de estadounidenses y el gobierno dice que puede cumplir su objetivo de proporcionar una vacuna para todos para abril. 

Pfizer/BioNTech, cuya vacuna podría ser autorizada por la agencia de medicamentos FDA en los próximos días, sólo tiene un contrato con Estados Unidos por 100 millones de dosis. Moderna, cuya vacuna podría aprobarse a finales de la próxima semana, también se ha comprometido a entregar 100 millones de dosis en Estados Unidos.

Cada contrato incluye opciones para dosis adicionales, pero el tiempo para activar estas cláusulas podría retrasar la entrega varios meses.

Ambos fabricantes tienen plantas en Estados Unidos y Europa, y existen leyes que, en teoría, permitirían al gobierno estadounidense ser primeros en la producción que se genera, como la Ley de Producción de Defensa. "De ser necesario, invocaremos la Ley de Producción de Defensa. No creemos que sea necesario", dijo Trump.

Otras dos vacunas muy avanzadas en ensayos clínicos podrían autorizarse a principios de año y garantizar el suministro estadounidense: la de dos dosis de AstraZeneca/Oxford, de la que Estados Unidos ha pedido 500 millones de dosis, y la de una sola dosis del estadounidense Johnson & Johnson, del que Estados Unidos espera 100 millones de dosis.

Acuerdo urgente en el Congreso

Al mismo tiempo que Donald Trump hacía el anuncio, el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, advirtió que si el Congreso no llega rápidamente a un acuerdo financiero para combatir la pandemia, la campaña de vacunación contra el coronavirus puede ralentizarse o incluso detenerse.

"Sin una acción urgente del Congreso este mes, (...) existe una posibilidad real de que luego de una campaña inicial de vacunación, estos esfuerzos se desaceleren y se detengan", dijo el demócrata, al presentar a su futuro secretario de Salud, el hispano Xavier Becerra, y al equipo encargado de la lucha contra la pandemia cuando asuma el cargo el 20 de enero.

El presidente electo prometió seguir tres ejes principales para enfrentar la pandemia a su llegada a la Casa Blanca, determinados en consulta con el destacado experto en enfermedades infecciosas, el doctor Anthony Fauci, quien será su principal asesor sobre la crisis sanitaria. 

En sus primeros 100 días de gobierno, Biden dijo que exigirá el uso de tapabocas en lugares en los que tiene autoridad (edificios federales, trenes, aviones y autobuses que proporcionan transporte interestatal), al tiempo que presionará a los gobernadores y alcaldes para que hagan lo mismo. 

También dijo que prevé la inoculación de 100 millones de vacunas, prometiendo "la campaña de vacunación más eficaz en la historia de Estados Unidos". El tercer objetivo de Biden en sus primeros 100 días de mandato será el regreso de los niños a la escuela, algo que consideró una "prioridad nacional". También en este caso, la asistencia financiera del Congreso será crucial. 

El equipo de Trump se plantea haber vacunado a 100 millones de personas para marzo de 2021, o 200 millones de dosis.

A pesar de meses de negociaciones, republicanos y demócratas aún no han llegado a un acuerdo sobre un nuevo plan integral para hacer frente a la pandemia. Los líderes del Congreso esperan votar las medidas para fines de la próxima semana. 

Fuente
AFP