Natalia Guerra
Natalia Guerra
Foto Twitter
10 Jul 2019 09:44 AM

Capturan a mujer que sacrificó a su bebé quemándolo vivo en una secta

Guerra estaba prófuga de la Justicia desde 2017.
Yurby Calderón
Yurby
Calderón
@yurby_cr

La Policía de Investigaciones de Chile (PDI) detuvo este martes a Natalia Guerra, la madre del bebé que fue sacrificado al interior de una secta en la localidad de Colliguay, en la región costera de Valparaíso.

Guerra estaba prófuga de la Justicia desde 2017 luego de haber sido condenada como autora del delito de parricidio a cumplir una pena de cinco años sin beneficios.

Según precisó el fiscal Juan Emilio Gatica, la captura de la mujer se registró durante esta jornada en una parcela de Isla de Maipo, en donde se habría mantenido oculta por al menos dos años.

En el procedimiento de la PDI también se detuvo a otra persona, que era del círculo de Guerra y que le prestaba ayuda logística para que se mantuviera oculta.

El comisario en funciones, Juan Pardo, explicó que durante las diligencias detectaron que la mujer se cambiaba constantemente de domicilio.

El comisario explicó que la acusada pasará ahora a manos de Gendarmería (guardia de prisiones) y quedará a disposición de cualquier cárcel para que cumpla la pena de cinco años.

El líder de la secta era Ramón Castillo, un hombre que utilizaba el seudónimo de "Antares de la Luz", el mismo nombre que le puso al grupo y que fue encontrado sin vida en 2013 en una zona aislada en la ciudad peruana del Cuzco.

La fuga de la mujer fue detectada después de que en marzo del 2017, la jueza Deisy Machuca, del Juzgado de Garantía de la localidad de Quilpué, en la región de Valparaíso, condenara a cinco años de prisión, como autora del crimen, a Natalia Guerra, madre del bebé, quien "desnudó, ató y amordazó al lactante para lanzarlo vivo al fuego".

Le puede interesar: Capturan a albañil por violar al menos a ocho niños

La misma pena recayó en Pablo Undurraga, brazo derecho de Ramón Castillo, quien ordenó el crimen y posteriormente huyó a Perú, donde se suicidó en la ciudad de Cuzco cuando estaba acosado por la Policía de ese país.

En tanto, David Pastén, Karla Franchi, María Pilar Álvarez, Carolina Vargas y Josefina López, miembros de la secta, fueron sentenciados a tres años de prisión en calidad de cómplices del crimen, pena que pudieron cumplir en libertad vigilada.

Según quedó establecido en las investigaciones de la Policía, a fines de 2012, en el sector de Colliguay, los miembros de esta secta efectuaron un ritual en el cual quemaron al lactante por considerarlo un "Anticristo", hecho que causó gran conmoción a nivel nacional.

Fuente
Sistema Integrado Digital y EFE