Capitán de Corbeta Rafael Acosta Arévalo
Capitán de Corbeta Rafael Acosta Arévalo
Cortesía: @JulioBorges
30 Jun 2019 12:52 PM

Capitán de corbeta Rafael Acosta murió en manos del régimen de Nicolás Maduro

El oficial naval retirado murió tras ser presentado ante un juez con visibles signos de tortura.
Daniela
Henao Cardozo
@CHenaodaniela

El gobierno de Nicolás Maduro confirmó la muerte del capitán de Corbeta de la Armada venezolana Rafael Acosta Arévalo, quien se encontraba detenido y bajo custodia del Estado por su presunta implicación en una conspiración, y solicitó a la Fiscalía abrir "una completa y exhaustiva investigación" que esclarezca este fallecimiento, que calificó como "lamentable".

Lea aquí: Guaidó denuncia muerte de militar acusado de planear golpe contra Maduro

"Esperamos que la actuación expedita del Ministerio Público proporcione respuesta a la solicitud hecha por el presidente (...), en aras de preservar la paz y el buen desarrollo de la Justicia", se añade en el texto.

Pero el Grupo de Lima, conformado por los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía y Venezuela, condenó el hecho como un “asesinato” y expresaron su pesar y solidaridad a su familia.

En el comunicado del Grupo se señala que el capitán “había sido capturado por hombres armados el 21 de junio y presentado ante un juez siete días después, el 28 de junio, con visibles signos de tortura. La gravedad de su estado de salud llevó al juez a remitirlo a un centro hospitalario, donde falleció este 29 de junio”.

Esta misma información la compartió la organización Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex), que acusó hoy a funcionarios de la Dirección de Contrainteligencia Militar (DIGECIM) de Venezuela del "asesinato" del oficial Acosta Arévalo, y abogó por una "salida por la fuerza" de la crisis venezolana.

"Expresamos nuestras condolencias a los familiares del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo y manifestamos tajantemente que cualquiera que hable de negociaciones o entendimiento con este régimen es cómplice de los asesinatos y de las violaciones de derechos humanos de los esbirros de la dictadura", declaró Veppex.

"La salida es por la fuerza", subrayaron en una declaración el presidente y el vicepresidente de esta organización con sede en Miami, José Antonio Colina y Henry Clement, respectivamente.

Ambos expresaron su "rabia e indignación" por la muerte de Acosta, quien, según dijeron, "había sido secuestrado por los funcionarios de inteligencia en días anteriores y posteriormente fue acusado por el régimen de supuestamente participar en la planificación de un intento de golpe de Estado que nunca sucedió".

"Este asesinato suma otra víctima a la larga lista de personas que han sido ajusticiadas deliberadamente por el régimen de Nicolás Maduro, en este caso por las torturas realizadas por los funcionarios de la DIGECIM", agregan.

"El régimen de Nicolás Maduro sigue demostrando su talante totalitario y despiadado, dejando muy claro que la única forma posible de removerlo del poder es por la fuerza", concluyeron.

El Grupo de Lima, entre tanto, dijo repudiar “las continuas prácticas de detenciones arbitrarias y torturas a las que el régimen ilegítimo de Nicolás Maduro somete a quienes considera sus opositores y urge a la comunidad internacional, en especial a la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, a actuar sin dilación para  que los derechos de los venezolanos sean restablecidos y su integridad protegida”.

Le puede interesar: Más de 100 venezolanos han muerto huyendo de su país en el último año

En Colombia, el presidente Iván Duque dijo sumarse “a las voces de rechazo y denuncia que advierten que la muerte del Capitán de Corbeta de la Armada venezolana, Rafael Acosta Arévalo, fue provocada por torturas en su detención, por cuenta del régimen de Nicolás Maduro. El mundo debe ponerle fin a esa dictadura.

Kimberly Breier, encargada de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de Estados Unidos, señaló que la muerte del oficial por presunta tortura “es un ejemplo sombrío de cómo Maduro y sus asesores cubanos persiguen a militares y a la Asamblea Nacional.”

Juan Guaidó ya se había referido a la muerte del Capitán y aseguró: "No hay palabras para describir este abominable hecho. Hemos establecido contacto inmediato con la familia y la comisión de la ONU en Venezuela", dijo el opositor en Twitter al hacerse eco de la información que divulgó antes la defensora de los derechos humanos Tamara Suju.