Orangután drogado
Orangután drogado
AFP
23 Mar 2019 01:40 PM

Autoridades encuentran a un orangután drogado dentro de la maleta de un viajero

La policía en el aeropuerto de Indonesia también encontró cinco lagartos vivos en su equipaje.
Yurby Calderón
Yurby
Calderón
@yurby_cr

Un turista ruso que intentaba sacar en su maleta de contrabando a un orangután drogado de Indonesia para llevarlo a casa y guardarlo como una mascota, ha sido arrestado en Bali, según informaron los medios locales.  

Andrei Zhestkov fue detenido en el aeropuerto de Denpasar en la tarde del pasado viernes cuando pasaba por un de los controles de seguridad antes de abordar su vuelo hacia Rusia.  

Lea también: Tyrannosaurus Rex hallado hace 28 años resultó ser el más grande del mundo

Tras su actitud sospechosa, los oficiales lo detuvieron y abrieron su equipaje para encontrar a un orangután macho de dos años durmiendo dentro de una canasta de ratán, reseñó The Guardian.  

"Creemos que el orangután fue obligado a consumir pastillas para la alergia que lo hicieron dormir. Encontramos este medicamento dentro de la maleta", dijo el funcionario de la agencia de conservación de Bali, Ketut Catur Marbawa. 

Marbawa dijo que Zhestkov, de 27 años de edad, también llevaba leche de bebé y mantas para el orangután. Además, la policía también encontró cinco lagartos dentro de la maleta. 

Orangután drogado
AFP
Orangután drogado

El ruso dijo a las autoridades que la especie protegida se la regaló un amigo, otro turista, quien compró al primate por $ 3,000 en un mercado callejero en Java. Andrei afirmó que su amigo lo convenció de que podía llevar a casa el orangután como mascota. 

Zhestkov podría enfrentar hasta cinco años de prisión y $ 7,000 en multas por contrabando. 

Los orangutanes son una especie en peligro crítico de extinción, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, solo existen unos 100.000 en todo el mundo. 

Le puede interesar: Figura en la obra de arte ‘El grito’ realmente no está gritando

Los trabajadores de las plantaciones y los aldeanos en Indonesia a menudo consideran que los simios son plagas y, a veces, los atacan, mientras que los cazadores furtivos capturan a los animales para venderlos como mascotas. 

Fuente
Sistema Integrado Digital