Nueva Zelanda
Los peritos hallaron un nuevo cuerpo durante las tareas de evacuación de las víctimas.
Foto: AFP
17 Mar 2019 02:36 AM

Aumenta a 50 la cifra de muertos tras masacre en Nueva Zelanda

Las autoridades forenses avanzan en la identificación de las víctimas.
Fabián
Trujillo Beltrán
@fabianTBG

Los neozelandeses se volcaron este domingo a lugares públicos y religiosos para rendir homenaje a las víctimas de los ataques en dos mezquitas de la ciudad de Christchurch, en una jornada en que el saldo de muertos se elevó a 50.

Lea también: EE. UU. prohíbe la entrada de investigadores de la Corte Penal Internacional

El comisionado de policía Mike Bush, informó que los agentes de investigación lograron diseñar una lista de víctimas que por el momento circula solamente entre las familias afectadas.

Ese listado menciona detalles de las víctimas y muestra que tenían edades de entre 3 y 77 años. El listado incluye 44 hombres y cuatro mujeres.

Este domingo el saldo oficial de víctimas aumentó a 50, después que los peritos hallaron un nuevo cuerpo durante las tareas de evacuación de las víctimas.

Consulte: Papa visitaría Sudán del Sur para alentar el proceso de paz

Durante los últimos tres días, los equipos forenses han trabajado sin descanso en las dos mezquitas atacadas y en una casa en la localidad de Dunedin, donde residía el australiano Brenton Tarrant, apuntado como el responsable por la matanza.

Los cuerpos de varias de las víctimas de los tiroteos aún permanecen en el interior de las mezquitas en espera de identificación y autopsias, mientras las familias esperan para comenzar los ritos funerarios musulmanes.

En un cementerio local, excavadoras ya comenzaron a remover tierra y preparar las sepulturas de los muertos.

Bush dijo que los nombres se divulgarán públicamente una vez que se haya completado la identificación plena de las víctimas.

Drama y heroísmo

De acuerdo con las autoridades locales, 34 personas continúan hospitalizadas a raíz de las heridas sufridas en los ataques en las dos mezquitas de Christchurch.

El médico Greg Robertson dijo que esos pacientes presentan desde heridas relativamente superficiales, hasta "heridas de bala severas y complejas".

Entre los lesionados se encuentra una niña de apenas 4 años, Alin Alsati, quien se hallaba en una de las mezquitas acompañando a su madre y recibió tres heridas de bala, al igual que su padre quien también resultó herido.

Este domingo en toda la ciudad de Christchurch era posible ver vigilias, memoriales y grupos de oración en homenaje a las víctimas.

"Estamos con nuestros hermanos y hermanas musulmanes", rezaba una enorme pancarta instalada sobre un verdadero mar de flores frente a una de las mezquitas.

En la catedral de la ciudad, el sacerdote Lawrence Kimberley condujo una misa en "solidaridad con la comunidad musulmana".

"Hemos aprendido que en tiempos difíciles es bueno extender las manos hacia otros. Es hora de hacerlo nuevamente", dijo Kimberley a su congregación.

Juicio formal 

El sábado, Tarrant fue presentado ante un tribunal de Christchurch donde fue formalmente inculpado por la matanza.

Custodiado por agentes fuertemente armados, el expreparador físico escuchó los cargos sin inmutarse e incluso hizo con la mano derecha un gesto típico de grupos supremacistas blancos.

Tarrant no pidió fianza y su nueva presentación ante la justicia fue agendada para el 5 de abril.

El joven australiano de 28 años, un extremista de ultraderecha, documentó su radicalización en un largo manifiesto de unas 70 páginas, repleto de teorías de conspiración e ideas racistas.

"Yo fui una de las más de 30 personas a quienes el manifiesto fue enviado, nueve minutos antes que ocurra el ataque", dijo la primera ministra, Jacinda Ardern a los periodistas, aunque agregó que el documento no añadió localización ni detalles específicos.

"El hecho de que había un manifiesto ideológico con visiones extremistas relacionado con este ataque, es algo profundamente perturbador", comentó.

Ardern calificó de "terrorista" el ataque y dijo que fue una de las "jornadas más sombrías jamás vividas por Nueva Zelanda".