Líder opositor ruso, Alexéi Navalni
Líder opositor ruso, Alexéi Navalni.
AFP
19 Sep 2020 09:22 AM

Alexéi Navalni, opositor ruso, relata su difícil vuelta a la vida

Navalni fue víctima de un intento de envenenamiento el 20 de agosto en Siberia.
Agencia
AFP

El opositor ruso Alexéi Navalni volvió a hacer referencia el sábado a su convalecencia, a su lucha para aprender a expresarse y a caminar nuevamente en el hospital alemán donde es tratado por su presunto envenenamiento con un agente neurotóxico.

"Les voy a contar cómo va mi recuperación. Es un camino bien identificado pero aún largo", escribió en un mensaje en Instagram acompañado de una foto que lo muestra de pie bajando una escalera.

Mire acá: Parlamento Europeo pide sanciones a Rusia por envenenamiento de Navalni

"Mis problemas actuales -como el hecho de que un teléfono sea tan inútil como una piedra en mis manos- son solo tonterías", escribió. 

Alexei Navalny cuenta que, hasta hace "poco tiempo", no reconocía a nadie y no que podía responder al médico que venía a ayudarle a reaprender a expresarse cada mañana. "Me desesperaba porque entendía lo que quería el doctor, pero no sabía dónde encontrar las palabras", describe Navalni.

Vea también: Navalni ya pudo levantarse de su cama y su estado de salud mejora

"Ahora soy un tipo que tiene las piernas que tiemblan cuando sube las escaleras", pero que se dice a sí mismo "aquí hay una escalera. La usamos para subir, pero será mejor que encuentre un ascensor", bromeó. "Antes me habría quedado de pie mirando con cara de tonto" esta escalera, añadió el opositor, de 44 años. 

Alexéi Navalni, opositor número uno del Kremlin, víctima de un intento de envenenamiento el 20 de agosto en Siberia, según sus allegados, había publicado el martes un primer mensaje, diciendo que había podido respirar sin asistencia.

Consulte acá: Envenenamiento de Navalni habría sido ordenado por "altos funcionarios rusos": EE.UU.

Un laboratorio militar alemán concluyó el 3 de septiembre su envenenamiento por una sustancia del tipo Novitchok, concebida para fines militares en la época soviética, lo que Moscú refuta.

Los laboratorios franceses y suecos confirmaron las conclusiones alemanas.