2 Ago 2016 08:09 AM

SAC alerta que reducción del presupuesto para el agro podría perjudicar el Posconflicto

El gremio espera que en la nueva distribución del presupuesto se le dé especial importancia al sector agropecuario.
La Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC) en representación de más del 75% del sector agropecuario colombiano, los productores y empresarios del mismo, expresó su preocupación por la reducción del 33.6% del presupuesto público para el agro, que pasará de $2.5 billones en 2016 a $1.7 billones en 2017, mostrando una caída de $842 mil millones.
 
Para el gremio “esta es una reducción que deja a la institucionalidad pública del sector en una grave situación, pues este es el momento de poner en marcha distintos proyectos y el trabajo de diversas instituciones para dotar de oportunidades a la población rural, bajo una política que brinde garantías después de una firma definitiva del acuerdo de paz entre el Gobierno Nacional y las Farc”.
 
“Si bien comprendemos el papel que ha tenido la caída de los precios internacionales del petróleo en la reducción de los ingresos del Estado, vemos con preocupación estos recortes radicales que contribuyen a profundizar y agravar las dificultades presupuestales e institucionales del sector agropecuario para encarar sus principales desafíos”, dijo el presidente de la SAC, Rafael Mejía.
 
La SAC espera que haya especial atención de las prioridades rurales en los presupuestos de, por ejemplo, los Ministerios de Educación (crecimiento del 6.3%, participación del 19.7%),  Vivienda, Ciudad y Territorio (que participa con el 2.2% del total y que aumentó 16.9%) y de Trabajo (que participa con el 16.2% y que aumentó 13.1%) entre otros; ya que está demostrado que la actividad agrícola es transversal a todas estas dependencias.
 
Hay que prestarle atención a la caída del presupuesto total del Ministerio de Agricultura y sus entidades adscritas, pues la asignación para las Agencias de Desarrollo Rural (ADR), Nacional de Tierras (ANT) y la de Renovación del Territorio (ART), es de $274.933 millones, una cifra que está 39% por debajo de la suma asignada al INCODER para 2016”, concluyó Mejía.