Primera ministra Theresa May en el Parlamento
Primera ministra británica, Theresa May en el Parlamento.
AFP
28 Dic 2018 06:48 AM

Parlamento británico pide control sobre los futuros acuerdos comerciales

Diputados critican que los planes presentados hasta ahora por el Gobierno sobre los futuros acuerdos comerciales son "típicamente vagos".
Cristian
Cristian
Serrano

El Parlamento británico confirmó hoy que quiere controlar el proceso del "brexit" al pedir al Gobierno de la primera ministra, Theresa May, que someta a su aprobación todos los acuerdos comerciales que se negocien tras la salida de la Unión Europea (UE).

La comisión de Comercio Internacional de la Cámara de los Comunes, presidida por Angus MacNeil, del Partido Nacionalista Escocés (SNP), reclama en un informe que el Ejecutivo conservador opere "con transparencia y no secretismo" en las conversaciones que emprenda a partir del próximo 29 de marzo.

Lea también: Benedict Cumberbatch protagoniza una película del 'brexit'

"El Gobierno debe garantizar que el Parlamento pueda ratificar en votación los acuerdos comerciales, y ofrecer a la comisión todas las herramientas necesarias para supervisar y escrutar las negociaciones a medida que éstas vayan progresando", dijo el parlamentario.

En el informe difundido este viernes, la comisión insta a May a permitir que "los Parlamentos nacional y autonómicos, las empresas y la sociedad civil pueden contribuir de manera positiva a definir un mandato negociador".

Consulte también: Reino Unido advierte por "daños" que causaría otro referéndum sobre brexit

Los diputados critican que los planes presentados hasta ahora por el Gobierno sobre los futuros acuerdos comerciales son "típicamente vagos" y demuestran "poca planificación".

Reclaman por tanto que el poder legislativo tenga un "papel significativo" en las negociaciones con terceros países y que se establezcan mecanismos "de consulta" con otras partes interesadas, como el sector económico y empresarial.

La comisión sugiere que, antes de comenzar a negociar la próxima primavera, el Gobierno someta a votación parlamentaria una moción en la que exponga sus objetivos, de modo que los Comunes puedan mostrar "su acuerdo u objeciones" y minimizar así el riesgo de que los pactos sean eventualmente rechazados.

"Si no se establecen desde el principio los procesos y garantías debidos, el Gobierno puede no llegar a obtener esos beneficios para todo el Reino Unido del 'brexit' que tanto ha promovido", advirtió MacNeil.

El informe se ha difundido durante el receso navideño del Parlamento, que reanudará su actividad el próximo 7 de enero.

Se espera que entonces May presente ante los Comunes el tratado de salida que ha consensuado con Bruselas, con las "clarificaciones" adicionales que haya obtenido de sus colegas de la UE.

El 9 de enero empezará el debate del texto, con vistas a que sea votado la semana del 14 de enero.

La líder conservadora, que carece de mayoría absoluta y depende del apoyo del Partido Democrático Unionista (DUP) de Irlanda del Norte, suspendió una primera votación programada para el 11 de diciembre al no contar con suficiente respaldo.

Una mayoría de la cámara se opone al pacto en su forma actual, en especial a la cláusula de seguridad que se aplicaría para evitar una frontera física en la isla de Irlanda si no hubiera un acuerdo comercial bilateral al fin del periodo de transición en 2021.

Esta cláusula contempla que todo el Reino Unido forme una unión aduanera y que la provincia británica de Irlanda del Norte mantenga un régimen especial más parecido al del mercado único, algo que los críticos ven inaceptable porque tendría una duración indefinida y amenaza la integridad territorial del país.

May se ha negado a precisar qué ocurrirá si su acuerdo mejorado es rechazado el mes próximo, y su Gobierno anunció el pasado 18 de diciembre que ha convertido en "prioridad operativa" los preparativos para una salida sin pacto.

Algunos ministros han sugerido que, en caso de fracasar el plan de la primera ministra, los Comunes deberían pronunciarse de manera consultiva sobre otras opciones a fin de definir el camino a seguir, entre ellas la convocatoria de un segundo referéndum, después del que dio la victoria al "brexit" en 2016.