COLP_160988.jpg
Jorge Humberto Botero / Colprensa
13 Feb 2018 09:51 AM

Nuevo presidente debe acabar con la 'mermelada oficial', afirman gremios

La propuesta la hizo el presidente del Consejo Gremial Gremial en el marco de un foro sobre la ética de lo público que se adelantó en Bogotá.
La
Fm

El presidente del Consejo Gremial, Jorge Humberto Botero, anunció que junto con los organismos de control acordaron unos puntos para proponer a los candidatos a la Presidencia de la República, con el fin de que haya más transparencia en la actividad pública.

Según Botero, uno de los puntos que se le pedirá a estos aspirantes es que si llegan a la primera magistratura del Estado acaben de inmediato con la denominada 'mermelada oficial'.

Y es que para el presidente del Consejo Gremial, "la mermelada envilece el sistema político, corrompe el Congreso, deteriora la imagen del Presidente de la República y crea en los ciudadanos un sentimiento de desolación y de frustración".

Otro de los puntos que le propondrán a los candidatos a la Presidencia es que el nuevo jefe de Estado promueva mucho más la meritocracia en los cargos públicos.

"Lo segundo que habría que hacer es comprometer a los candidatos a la Presidencia de la República, a que ejercerán, de una manera distinta a como se ha venido ejerciendo, el poder de libre nombramiento y remoción de funcionarios", explicó.

Y un tercer punto, señaló el dirigente gremial, debe ir encaminado a utilizar la tecnología para acabar con la tramitomania del papel.

"Hay que crear el expediente legislativo electrónico. Hoy en el proceso parlamentario está el trámite en papel, oscuro, corruptible, eso debe acabarse", señaló el dirigente gremial.

El concepto de mermelada cambió tras la afirmación que hizo el entonces ministro de Hacienda Juan Carlos Echeverry para ejemplificar los recursos de las regalías que se iban a invertir en las regiones tras la reforma de este sistema.

Echeverry dijo en aquel entonces que con el nuevo sistema "la mermelada se va a repartir mejor en la tostada".

Luego el término fue usado para aducir a los dineros que se les brinda a los congresistas para las obras y programas en sus regiones.