Croacia celebra el gol del empate parcial frente a Inglaterra
Croacia celebra el gol del empate parcial frente a Inglaterra
Foto: Antena 2·Inaldo Pérez
12 Jul 2018 09:07 PM

Mientras Croacia celebraba, Inglaterra trató de meterle un gol

El hecho pasó inadvertido pues la atención estaba puesta sobre la alegría de los jugadores balcánicos.
Gustavo Gómez Martínez
Gustavo
Gómez Martínez

Croacia le ganó 2-1 a Inglaterra y se clasificó a la final del Mundial de Rusia 2018. Su rival será Francia

El segundo gol de los balcánicos llegó en el minuto 109. Mario Mandžukić lo anotó y se fue a celebrar con sus compañeros al lado de la cancha. Estaban tan felices, que tumbaron al fotógrafo Yuri Cortez, de la agencia AFP. 

Toda la atención estaba en la felicidad croata. Mientras tanto, los ingleses llevaron el balón rápidamente al centro de la cancha para hacer el saque. Marcus Rashford le pasó la pelota a Jesse Lingard, que se la devolvió. Rashford corrió, mientras Lingard miraba hacia atrás para ver qué estaba pasando con los jugadores rivales. Cuando llegaron al área, se detuvieron. 

Las reglas de juego vigentes dicen que, para cada saque de mitad de cancha, "todos los jugadores, excepto el que ejecute el saque inicial, deberán encontrarse en su propia mitad del terreno de juego" (página 87). 

Tal como lo explica la revista 'Sports Illustrated', al parecer los jugadores de Inglaterra asumieron que las normas podrían no aplicarse para los que están fuera de la cancha, de manera que, "en teoría", podrían reanudar el partido mientras todo el equipo rival celebraba

Al respecto, la publicación explica que esa fue la razón por la que Portugal e Inglaterra dejaron siempre un jugador en el campo rival mientras celebraban goles contra España y Túnez, respectivamente. Es decir, con esto buscaban que no pudiera haber un saque de mitad de cancha pues no se cumplía la norma de que todos estuvieran en "su propia mitad del terreno de juego". 

Sin embargo, la regla también dice que el procedimiento para el saque debe incluir la señal del árbitro, y eso no se cumplió cuando los ingleses intentaron sorprender a los croatas.