Junior de Baranquilla ante el Pasto
Colprensa
8 Jun 2019 09:31 PM

Junior derrotó a Deportivo Pasto en el duelo de ida de la final de la Liga Águila

El cuadro rojiblanco se fue de Barranquilla con una ventaja mínima ante el cuadro nariñense.
Tomás Guzmán Torres
Tomás
Guzmán Torres
@tguzmant

Junior se impuso 1-0 ante Deportivo Pasto en el partido de ida de la final de la Liga Águila. Un tanto solitario de Fabián Sambueza bastó para que el conjunto del Atlántico tomara la ventaja en los primeros 90 minutos de la llave definitiva.

Partido complejo para el cuadro local. La visita mostró todo su repertorio táctico, incomodó al rival y complicó cada aproximación al área propia. Los hombres de buen pie en el conjunto barranquillero no pudieron desplegar todo su talento de mediocampo hacia arriba. Los espacios se reducían ante la presión nariñense.

Vea también: En el banco estaba la salvación de Junior: Fabián Sambueza, la figura de la final

En resumidas cuentas, el partido en la 'arenosa' no tuvo muchas ocasiones de peligro. El mayor beneficiado con el juego físico fue, por supuesto, Deportivo Pasto. No dejó pensar a los de Comesaña, más allá que eran locales y que en el Metropolitano había más de 32 mil espectadores.

Junior mostró algunas aproximaciones ofensivas, pero el arquero Neto Volpi se vio seguro en sus intervenciones. Tanto en la primera como en la segunda parte el riesgo terminó siendo escaso para ambos bandos. El elenco del sur del país poco o nada hizo por tratar de poner en aprietos al guardameta Sebastián Viera.

Le puede interesar: Así se vivió la previa con los hinchas de Junior y Pasto · Galería

No obstante, el gol de la victoria local se dio cuando menos se pensaba. Y es que al minuto 65, un rebote en medio de varios hombres pastusos, terminó en los pies de Fabián Sambueza. El argentino disparó potente y el balón se estrelló contra la pierna de un defensor, desubicando a Volpi para sentenciar el marcador.

En adelante, Junior se dedicó a conservar la ventaja. Deportivo Pasto fue poco lo que arriesgó, pensando en el compromiso de vuelta. Caer por la mínima diferencia no era tan malo después de todo, más allá que la finalísima todavía no tiene un estadio confirmado. El rojiblanco, por su parte, quiso ser precavido para evitar sorpresas que lo dejara en mala posición para el partido del próximo miércoles.