Asesinan a reconocido defensor ambiental
Suministrada
12 Ene 2021 11:23 AM

Reconocido defensor ambiental fue asesinado en el Valle del Cauca

La víctima fue identificada como Gonzalo Cardona, coordinador de la reserva Proaves Loro Andino.
María Mónica González Escandón
María Mónica
González Escandón
@monicagesc

Sin vida fue encontrado Gonzalo Cardona Molina, quien era el  coordinador de la Reserva ProAves Loros Andinos y guardián del Loro orejiamarillo. El asesinato ocurrió en en la vereda La Unión del corregimiento de Barragán, en el  departamento del Valle del Cauca.

Se conoce que el líder ambiental recibió varios disparos con arma de fuego, que le ocasionaron la muerte en el lugar de los hechos.

Le puede interesar: Doble feminicidio y un suicidio causan consternación en Cesar

Esta persona había sido reportada como desaparecida desde el 8 de enero de este año. La última vez que lo vieron fue en cercanías al lugar donde  fue hallado sin vida.

La víctima era coordinador de la Reserva ProAves Loros Andinos, ubicada en la vereda La Yerbabuena en Roncesvalles y centro sus esfuerzos en proteger al Loro Orejiamarillo.

Era una de las personas que más conocimiento tenía de esta especie en Colombia y, además, un experto en la regeneración de la Palma de cera (Ceroxylon quindiuense), árbol nacional", señaló Proaves en un comunicado.

Las autoridades del departamento iniciaron una investigación para conocer más detalles sobre las causas del homicidio y también para esclarecer si tiene relación con su defensa de los derechos ambientalistas.

Le puede interesar: Capturan a disidente responsable de homicidios en el Cauca

Además, se espera que en las próximas horas se ofrezca una recompensa. 

La fundación Proaves lamentó el hecho en su cuenta en Twitter y exigió justicia, "ProAves expresa su solidaridad con la familia, seres queridos y toda la comunidad de Roncesvalles, por la pérdida de Gonzalo Cardona Molina, quien fue por más de dos décadas el guardián del Loro orejiamarillo. Su legado permanecerá para siempre".

Se conoce que durante más de veinte años, Gonzalo acompañó incansablemente a estos loros para asegurarse de que no fueran cazados y su hábitat no fuera destruido.