000_13Y16M.jpg
AFP
11 Abr 2018 04:58 PM

Palmeiras y Boca empataron 1-1 en la Libertadores

El Palmeiras sigue líder del Grupo 8, ahora con siete puntos.

Boca Juniors, con un gol de Carlos Tevez en la reposición, cosechó un valioso empate por 1-1 este miércoles en su visita al Palmeiras, el líder del Grupo H de la Copa Libertadores, que puede ser decisivo para la clasificación final.

El conjunto argentino, que jugó a defenderse en el estadio Allianz Parque y consiguió neutralizar a un Palmeiras en el que el goleador colombiano Miguel Borja pasó desapercibido, regresa a Buenos Aires con un precioso punto pese a la anotación de Keno para los locales a solo un minuto del final del partido.

Dos minutos después, Tevez, que entró en el segundo tiempo y volvió a jugar tras recuperarse de una lesión, igualó el marcador y silenció el estadio del Palmeiras, que escuchó abucheos en su casa.

Pese al resultado, Palmeiras se mantiene como líder del Grupo H, con 7 puntos, gracias a sus victorias sobre el Junior colombiano a domicilio y el Alianza Lima peruano en casa, mientras que el club de Buenos Aires se mantuvo como su escolta con 5 unidades.

El conjunto paulista tomó la iniciativa en los primeros minutos, pero se chocó con un Boca totalmente concentrado en la defensa y que dejó claro desde el comienzo que su principal estrategia serían las jugadas de contragolpe.

Tanto, que en medio de un dominio inicial de los locales, la primera oportunidad de gol la tuvo el conjunto argentino a los 6 minutos cuando Jará cruzó desde la derecha y Ábila no alcanzó a encajarla.

En un primer tiempo en el que Borja, el goleador del Palmeiras, no apareció, el conjunto verde intentó con jugadas por las puntas lanzadas por Keno y Dudu pero siempre falló en las finalizaciones.

Con el tiempo el conjunto brasileño comenzó a enfrentar dificultades para mantenerse en la ofensiva y el juego se fue concentrando en el centro de la cancha, con los dos equipos abusando en las faltas y de los choques.

Se destacó la jugada polémica de Felipe Melo, al minuto 12 de juego, donde le dio una patada a Wanchope Ábila y en donde solo vio la tarjeta amarilla.

 

La jugada del brasilero se hizo viral en redes y se pidió su expulsión dada la violencia de la acción.

Con el Palmeiras sin inspiración y el Boca jugando a defenderse, en el primer tiempo fueron escasas las oportunidades de gol, tan solo una para cada equipo, y los hinchas locales comenzaron a mostrar su impaciencia con el conjunto verde y con un árbitro que paralizó seguidamente el partido.

Para la segunda mitad el conjunto paulista, determinado a vencer en casa, salió más incisivo y generó algunas oportunidades como una entrada en la que Borja invadió el área, se cayó y pidió un penalti y un disparo de Keno que pasó por encima del travesaño de Rossi.

Pero fue nuevamente Boca, con un disparo de Cardona en el minuto 60, el que tuvo la primera jugada más peligrosa en la segunda etapa, que obligó al portero Jailson a esforzarse para detener el balón e impedir su llegada a Ábila.

En un intento de darle más poder ofensivo al Palmeiras, Roger Machado sustituyó a Borja por el también delantero Willian y a un igualmente discreto Lucas Lima por el creativo Moisés.

En respuesta y para delirio de los hinchas del Boca, el entrenador del equipo, Guillermo Barros Schelotto, mandó a la cancha al ídolo Carlos Tevez.

Pero Palmeiras abrió el marcador al minuto 89 luego de que el venezolano Alejandro Otero, otro de los sustitutos, cruzara un balón que Keno sólo tuvo que empujar.

Dos minutos después y cuando los hinchas del Palmeiras festejaban, Pavón llegó hasta el fondo y cruzó la pelota para que Tevez igualara el marcador.

Con información de AFP