WhatsApp-Image-2017-01-13-at-1.31.39-PM.jpeg
Suministrada a LA FM
13 Ene 2017 09:36 AM

Médicos cubanos se encuentran varados en Bogotá por falta de visa

Un grupo de médicos cubanos, que estaban en una misión en Venezuela, llegaron a Bogotá de paso para continuar su camino a Estados Unidos; sin embargo, se encuentran varados en la capital de Colombia, esperando la aprobación de sus visas para continuar su camino a norteamérica.
La
Fm

Uno de estos médicos, es Michael Palacios, quien explicó que son aproximadamente 300 personas las que se encuentran esperando en Bogotá una respuesta por parte de las autoridades de Estados Unidos.

"En este momento estamos aplicando para el Programa de Parole para Profesionales Médicos Cubanos (CMPPP), y nuestra situación ya está un poco complicada, porque el Parole argumenta que de 45 a 90 días debemos ser notificados sobre nuestras visas, ya pasamos de más de 120 y hasta 200 días que algunos cubanos no hemos sido notificados, en estos momentos nos encontramos alrededor de 300 personas que ya pasamos de los 90 días", afirmó.

Otra cubana en esta situación, es la también médico Doradis González, quien manifestó que la protesta surgió a raíz de la eliminación de este programa de alivio migratorio para cubanos, que permitía solicitar asilo a profesionales médicos de ese país que abandonaran sus brigadas internacionales o que cursaran estudios en el exterior.

"A la vez que quitaron la ley de pies secos y pies mojados, quitaron el programa Parole, nosotros aplicamos a este programa, algunos llevamos meses, fuimos a la Embajada Americana y probamos que estábamos en las misiones cubanas, ahora ya no podemos regresar a Cuba y estamos de ilegales en este país, esperando nuestra visa", puntualizó.

Hay que recordar que la derogación del “Programa de Parole para Profesionales Médicos Cubanos” (CMPPP) llega de la mano de la eliminación de la política de 'pies secos/pies mojados', adoptada en 1995 y que estaba basada en la admisión de los cubanos que lograran tocar tierra en Estados Unidos.

La eliminación de estos dos programas eran reclamos históricos del Gobierno de Cuba, que los veía como una ofensa, y formó parte de las solicitudes que puso encima de la mesa en el marco del proceso de deshielo con Estados Unidos, iniciado en diciembre de 2014 y liderado por los presidentes Raúl Castro y Barack Obama.