Hospital Leticia
Supersalud
17 Mayo 2020 01:37 PM

Médico en Amazonas expresa angustia ante daño en planta de oxígeno

En el Hospital San Rafael de Leticia están a la espera de otras ayudas biomédicas para la atención de los pacientes.
Diana Cabrera
Diana
Cabrera
@dianamileca

Una disminución en la producción en la máquina de oxígeno del Hospital San Rafael de Leticia, hizo que fueran trasladados pacientes entre hombres y mujeres a la ciudad de Bogotá para recibir atención médica especializada.

El coordinador médico, Carlos Alfredo Galvis, afirmó que esta remisión se cumplió como medida preventiva ante el temor  que la planta de oxígeno, de más de 30 años de uso, fallara totalmente agudizando la atención de los pacientes que se encuentren hospitalizadas.

Lea aquí: A UCI de Bogotá llegarán pacientes de Leticia con Covid-19, tras daño en máquina de oxígeno

“La planta está trabajando al 50 por ciento, está llenando balas de oxigeno pero lo ideal es que funcione al 100 por ciento o que se logre conseguir una nueva con la que no tengamos una dificultad para la oxigenación (...) estamos rogando que no se vaya a dañar totalmente la planta y que nos colaboren para lograr una nueva”, indicó.

Agregó que su mayor preocupación es mantener funcionando los ventiladores que requieren los pacientes más graves.

“Los ventiladores funcionan dependiendo del oxígeno y de lo gases medicinales y si no los tenemos, no los vamos a poder usar”, destacó.  

El médico señaló que con el traslado de estos pacientes ya quedaron un poco más tranquilos teniendo en cuenta que eran los que tenían un mayor nivel de riesgo de ver comprometida su vida.

“En el hospital tenemos un promedio entre 30 pacientes hospitalizados con COVID-19, pero es una cifra que varía por el número de personas contagiadas que se complican y requieren una atención médica, hay unos que requieren intubación, otras están ventilados, o algunos estables con canula de oxigeno nasal y otros que requieren de una mayor cantidad de oxígeno teniendo en cuenta que los pacientes que nos llegan presentan diferentes enfermedades de base que pueden representar un riesgo”, sostuvo.

Destacó que “el proceso de intervención al Hospital San Rafael de Leticia por parte de la Superintendencia Nacional de Salud, ha resultado muy positivo, porque se ha logrado una reorganización para la atención de esta pandemia, en medio de las dificultades que por el coronavirus quedaron en evidencia a nivel nacional”.

“Hemos tenido un crecimiento muy grande de las personas que se han contagiado, tenemos una dificultad por las fronteras y las decisiones que se tomaron, pero con un país vecino que no tomó las medidas de prevención tan fuertes con la pandemia que sumado a otros factores culturales influyen mucho porque muchas personas viven en tabatinga y eso es una sola zona, por lo que la frontera es muy amplia”, indicó.

El médico egresado de la Universidad Cooperativa de Colombia en la sede de la ciudad de Santa Marta nació  Amazonas, donde viven sus padres, oriundos de Leticia y del departamento del Cesar; y gran parte de su familia, agradeció el apoyo de los colombianos que les han entregado ayudas al personal de la salud para que ellos puedan seguir funcionando.

Lea además: Advierten abandono de abuelos en hospitales de Pereira

“Este es un hospital que ha estado en el abandono por parte del gobierno y ha sufrido por más de 30 años y que ahora con la crisis de la pandemia se pusieron en evidencias los problemas que tenemos estas zonas país”, indicó.

Además señaló que ya le enviaron una nueva solicitud al ministerio de salud de elementos biomédicos que se requieren con urgencia para la atención de estos usuarios teniendo en cuenta los altos niveles de contagios que supera los mil casos.

“Hemos enviado una carta al Ministerio de Salud porque necesitamos monitores, equipos biomédicos, bombas de infusión, es un poco larga esa lista y esperamos que de la mano de la interventoría de la Supersalud se puedan conseguir para tener una atención con calidad”, manifestó.

El médico de 29 años de edad, dijo que “lo más difícil ha sido ver como pacientes que llegan en un estado crítico salen adelante y los que no tienen ningún riesgo y de repente verlos entubados es muy duro”.

“Esta es una enfermedad muy incierta porque no podemos tener un comportamiento definido para saber también como se van a comportar desde la parte médica los pacientes”, subrayó.

Dijo que son son 21 médicos los que le están poniendo el pecho a esta crisis para garantizar que los habitantes de esta región amazónica puedan ser atendidos en el hospital San Rafael de Leticia.