arma de fuego
Archivo
20 Oct 2021 06:51 AM

Masacre en San Rafael, Antioquia, es investigada por autoridades

En el hecho murieron tres personas, entre ellas un mejor de edad.
Maira
Arbeláez Camaño
@maiarbe

En el parque principal de San Rafael, Oriente antioqueño, cuatro jóvenes fueron asesinados cuando rapeaban y adelantaban distintas actividades culturales. Según testigos, fueron atacados por desconocidos con armas de fuego.

De acuerdo con las primeras informaciones, tres de las víctimas fallecieron en el sitio de la masacre, tras la gravedad de las lesiones. Mientras que uno de ellos logró ser trasladado a un centro asistencial, pero falleció minutos después.

Vea también: Dos niños murieron por comer un fruto tóxico de la planta Bonetero en Ocaña

Entre las víctimas habría un menor de edad, mientras que los otros jóvenes no serían mayores de 20 años. Las autoridades aún no establecen las identidades de los jóvenes y adelantan las investigaciones para esclarecer esta masacre.

En el municipio de San Rafael hay presencia del Clan del Golfo y de varias bandas delincuenciales que delinquen en el Valle de Aburrá como “Los Mesa”. 

Lea también: Hombre asesina a su esposa en Medellín y luego salta desde un noveno piso

Según Indepaz, en Antioquia se han reportado once masacres en lo que va corrido de este año y 77 en el país. Con el apoyo de la Policía y el Ejército, en las próximas horas se realizará un consejo extraordinario de seguridad en la zona.

Más sobre la masacre en Betania

En la finca La Bogotana de la vereda La Primavera del municipio de Betania, Antioquia, se registró una nueva masacre que dejó cinco personas asesinadas. En once meses, esta es la tercera masacre en este municipio cafetero del suroeste del departamento. 

Le puede interesar: Metro de Medellín rechaza discriminación contra dos usuarias

El secretario de Seguridad, Jorge Castaño, anunció una recompensa de 50 millones de pesos por información que conduzca a la captura y judicialización de los responsables de esta masacre en la región. 

Tres de las víctimas eran venezolanos que habían llegado al municipio a trabajar en la cosecha cafetera. De las otras dos personas asesinadas se supo que uno de ellos era hermano del administrador de la finca.