Nicolás-maduro-1.jpg
AFP
28 Dic 2017 01:22 AM

Maduro culpa a Portugal de que no haya pernil de Navidad en Venezuela

Cabe resaltar que en sus declaraciones Maduro no ofrece una explicación concreta de la razón por la que aparentemente Portugal "saboteó" la entrega de los perniles a Venezuela.
La
Fm

Mediante pronunciamiento público el presidente Nicolás Maduro realizó un pronunciamiento público para referirse al incumplimiento por parte de su gobierno a la hora de entregar perniles de cerdo a seis millones de familias venezolanas para celebrar la Navidad y el Año Nuevo. En sus declaraciones Maduro señaló a Portugal como saboteador y directo responsable de este hecho.

"No me gusta quedar en deuda con nadie, pero sufrimos, ¿Qué pasó con el pernil? Nos sabotearon. Puedo decirlo de un país: Portugal. Estaba listo porque nosotros compramos todo el pernil que había en Venezuela”, declaró Nicolás Maduro en su discurso que fue transmitido por la cadena estatal VTV.

“Tuvimos que importar, di la orden y ordené los pagos. Pero nos persiguieron las cuentas bancarias, nos persiguieron los dos barcos gigantes que venían y los sabotearon por ahora, pero lo que no saben es que con o sin saboteo a este pueblo nadie le quitó la felicidad de la Navidad ni nadie nos va a quitar la felicidad de fin de año”, agregó el mandatario de los venezolanos.

Cabe resaltar que en sus declaraciones Maduro no ofrece una explicación concreta de la razón por la que aparentemente Portugal "saboteó" la entrega de los perniles a Venezuela.

 

 

A su turno Diosdado Cabello,vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela,  también respaldó las declaraciones de Maduro y en su programa semanal. Según Cabello los perniles no llegaron a Venezuela debido al bloqueo que el país afronta y aparentemente los portugueses se comprometieron a realizar la entrega, pero "los asustaron los gringos y no mandaron los perniles”.

Cabe destacar que los pronunciamientos de Nicolás Maduro y Diosdado Cabello se presentan ante una serie de protestas que recientemente se han registrado en Caracas y otras partes del territorio venezolano, como una muestra de inconformidad ante la carencia de alimentos típicos para celebrar la Navidad y el Año Nuevo.