Luis Salazar, norte del Meta
Luis Salazar, norte del Meta
Gobernación del Meta
9 Jul 2020 03:47 PM

Luis Salazar, el campesino que le dijo no a la guerra por el futuro del Meta

Su padre y su abuelo fueron asesinados en medio del conflicto interno. Su hermana casi se muere por la falta de un hospital cercano.
Miguel Valencia
Miguel Ángel
Valencia González
@MiguelValenciaf

Cuando llegó al mundo, Luis Alfonso Salazar fue recibido con toda la violencia del conflicto armado, esa tormenta de hechos aterradores que marcaron el destino de Colombia durante gran parte del siglo XX. Este hombre de 46 años, casado y con tres hijos varones, es un líder campesino colombiano particular, instruido, culto, con una agilidad mental ganada por su amor a la lectura y por la necesidad de sobrevivir que lo acosó desde que tiene memoria.

Le cuenta su historia a La FM desde la región encantada del Alto Duda, en el norte del Meta, donde su abuelo y su papá migraron para escapar de la violencia bipartidista.

Sin embargo, lo que estos hombres no sabían es que esa zona, algunos años después, se convertiría en el centro de las operaciones de las Farc. Por estas razones, Salazar entiende muy bien la dimensión de la guerra, una cosa que lleva casi impresa en la sangre.

Lea también: La aterradora historia de un campesino del Meta que se desangró porque no había hospital

"Mi padre falleció en nuestra finca en septiembre de 2011 por motivos que nadie entiende. Simplemente estaba muerto. Tuvimos que sacarlo desde aquí en pleno invierno y con la comunidad trasladamos el cadáver en una hamaca con varas. Fueron 25 horas de travesía por estas trochas tan difíciles para llegar a San José, para que desde allí se lo llevarán a Medicina Legal en Bogotá, para determinar las causas de la muerte, que aún no nos aclaran".

Asimismo, contó que su abuelo fue asesinado en la misma región, en 1957 cuando liberales y conservadores se enfrascaron en una guerra que aún hoy no se entiende completamente. A lo anterior se suma también la tragedia de su hermana, que casi muere de apendicitis, pues en la zona no hay hospitales y en medio del traslado, durante horas, por esas crueles y hermosas montañas, estuvo a punto de morir por la inflamación.

Lea también: Gobernador del Meta atraviesa sufrida región para ayudar a campesinos y víctimas

Estos hechos, sumados a los maltratados por parte de militares y desaparición de compañeros, le dieron conciencia de estar en un país que parecía el corazón de un desastre inimaginable, un lugar donde la razón era una palabra más que solo servía para adornar el diccionario. Supo entonces que la clave era estudiar, ¿pero cómo hacerlo si no había libros, ni profesores, ni nada?

"Una de las únicas cosas positivas que quedaron de la guerra fue la enorme biblioteca de Jacobo Arenas, nutrida con varios libros de socialismo, lucha de clases y literatura de autores como García Márquez y Germán Castro Caicedo, a quienes los guerrilleros leían con devoción", explicó.

Y aunque leyó todos esos libros repletos de sueños de liberación no entró en la guerrilla, a pesar de que ellos mismos se lo propusieron. “Yo creo que uno de los errores de las Farc fue asumir que el discurso de hace 50 años podía tener una aplicación real en la sociedad colombiana. A pesar de conocer el pensamiento socialista, claramente los tiempos han cambiado y me parece que un movimiento  político moderno necesita un discurso más acorde con los problemas actuales”, afirmó.

Finalmente, aunque Salazar sabe que su vida no va a alcanzar para ver un cambio radical en las siete veredas del norte del Meta, desde su liderazgo campesino, con el movimiento ARCADUDA, que está integrado por campesinos y reincorporados de Farc , apoyado por las embajadas británica y noruega, sueña con mejorar su destino y el de las vidas sencillas que fueron silenciadas durante décadas en esa zona.

Cabe recordar que el gobernador del Meta, Juan Guillermo Zuluaga, estuvo recientemente en la región recorriendo algunas veredas para mirar las problemáticas más urgentes. En una reunión con los líderes campesinos de las veredas prometió que construiría el puente que necesitan para poder cruzar un río y que daría cuatro mulas por vereda, animales vitales en la zona, pues cada vereda queda a 11 horas de distancia.

Fuente
Sistema Integrado Digital