Basílica-de-Chiquinquirá-RCN.jpg
RCN Radio
1 Sep 2017 12:14 AM

Inicia traslado de lienzo de la Virgen de Chiquinquirá a Bogotá

Nelson Novoa, prior de la Comunidad Dominica, indicó que habrá un esquema de seguridad alrededor del presbiterio donde está el cuadro original de la Virgen del Rosario.
La
Fm

Desde las 3:30 de la mañana centenares de feligreses llegaron a la basílica de Chiquinquirá para despedir el emblemático lienzo de la “Reina y Patrona de Colombia” que será trasladado a Bogotá con motivo de la visita del papa Francisco.

Según ha dicho el fray Nelson Novoa, prior de la Comunidad Dominica, encargada del acompañamiento del lienzo, habrá un esquema de seguridad alrededor del presbiterio donde está el cuadro original de la Virgen del Rosario.

A las 4:00 de la madrugada 20 miembros de esa comunidad, quienes han sido escogidos con especial cuidado, empezaron los trabajos para bajar la sagrada imagen.

Ante dos humildes, trabajadores y esclavizados indígenas se renovó milagrosamente el lienzo de Nuestra Señora del Rosario el 26 de diciembre de 1586 y ese hecho, transformó para siempre la vida de los habitantes de lo que siglos después, sería llamada la ciudad de Chiquinquirá.

La basílica, que alberga la emblemática pintura, tiene 194 años de haber sido construida por los frailes domínicos. Tiene una extensión de 2.800 metros llenos de antiguas pinturas, vitrales e imágenes que evocan episodios de la biblia sin embargo, el deslumbrante altar en el que reposa el cuadro, genera regocijo a quienes acuden a buscar los ansiados milagros.

El olor a madera vieja contrasta con los colores blanco y dorado que enmarcar las figuras representativas de la época en la que inició su construcción en el siglo XVI.

Fray Nelson Novoa Jiménez, Prior Conventual de los Dominicos de Chiquinquirá y Rector del Santuario de Nuestra Señora del Rosario reveló el milagro de la gesta libertadora.

Simón Bolívar acudió a la basílica para encomendar la campaña por la libertad de Colombia y los frailes dominicos entregaron las joyas que adornaban el lienzo para financiar las batallas que finalmente permitieron la emancipación del yugo español.