Ejercito
Archivo
7 Sep 2021 09:32 AM

Hablar del posible asesinato del coronel fue una estrategia para saber si estaba bien: Ejército

El coronel Pedro Enrique Pérez fue secuestrado en Arauca el pasado 17 de septiembre e 2021.
Martinez
Yolanda
Martínez

En declaraciones entregadas por el brigadier General Mauricio José Zabala Cardona, comandante de la Octava División del Ejército que opera en el departamento de Arauca, aseguró que el anuncio hecho el pasado viernes sobre el posible asesinato del teniente coronel Pedro Enrique Pérez, a manos del frente décimo de las disidencias de las Farc, fue parte de una estrategia militar para saber cómo estaba realmente el oficial. 

“En la vida militar siempre manejamos una estrategia y el objetivo que quería el señor comandante del Ejército era corroborar que realmente el coronel se encontraba en buen estado de salud, porque teníamos información de que su vida estaba corriendo peligro”, aclaró el comandante de la Octava División en declaraciones que fueron publicadas por un medio local de Arauca.  

Ante las pregunta de los reporteros de Arauca sobre si esas declaraciones dadas por el general Zapateiro habían sido premeditadas, el brigadier Mauricio José Zabala Cardona no dudó en reiterar que sí. 

Lea también: Pudo ser una estrategia del Ejército decir que había muerto: Padre de coronel secuestrado

Además aseguró que la familia del teniente coronel Pedro Enrique Pérez ya sabía de esta estrategia de supuestamente presionar al grupo subversivo para que salieran a la luz pública a dar esa prueba de supervivencia.  

“Necesitábamos saber que el coronel estaba con vida y no podíamos llamar a Antonio Medina a preguntarle: ¿oiga el coronel está con vida?; tocaba generar una estrategia”, dijo el general desde Arauca. 

Por ahora y en medio de la nueva polémica por las declaraciones del comandante de la Octava División asegurando que todo estaba planeado, la familia y en especial Jorge Enrique Pérez, padre del Coronel secuestrado el pasado 17 de abril en Saravena, en el departamento de Arauca, se mantienen en celebrar la prueba de supervivencia enviada por el grupo guerrillero que les permitió escuchar a su hijo. 

 “Fue una alegría inmensa, me volvió el alma al cuerpo, he vuelto a vivir, porque realmente no había paz en mi corazón”, dijo a RCN Radio el padre del coronel.