Explotación sexual
Colprensa
2 Oct 2020 01:08 PM

Explotación sexual infantil aumentó en Pereira, advierte la Personería

Alrededor de 90 menores de edad estarían siendo víctimas de explotación sexual en el Centro de Pereira.
Valeria
Guerrero Osorio
@valguerreroso

Con la creciente reapertura de la productividad en la región, en la capital de Risaralda también se reactivó con mayor fuerza la explotación sexual infantil, según denunció la Personería de Pereira, una problemática que el organismo ha buscado visibilizar desde el año 2017.

Después del levantamiento del aislamiento obligatorio nacional el pasado mes de septiembre, el Ministerio Público ha encontrado en múltiples recorridos, que la explotación sexual infantil en las calles de Pereira se ha incrementado, pasando de tener alrededor de 40 víctimas en el centro de la ciudad a un promedio de 90 en el último mes.

Lea también: Niña resultó herida al intentar evitar agresión contra su mamá, en Barranquilla

Según señaló la Personera Sandra Lorena Cárdenas, se han identificado seis lugares en el centro de la ciudad donde de martes a sábado, entre 8 y 15 menores se ubican y son abordados por adultos a bordo de vehículos.

Están desde las nueve de la noche hasta la una de la mañana o más tarde. Se están haciendo operativos nocturnos, precisamente para restablecer los derechos de estos niños y niñas en peligro. No es estático, sino que otro de los hallazgos es que ellos se desplazan”, explicó Cárdenas.

Según indicó la funcionaria, los lugares habituales son “el Parque La Libertad, la esquina de la carrera novena con calle 16, el perímetro de los puentes de las carreras novena y décima con avenida Ferrocarril, la glorieta de la carrera sexta, bajo el viaducto César Gaviria Trujillo, y la calle 12 entre carreras séptima y décima”.

Lea además: A la cárcel el ‘Monstruo de La Martinica’, quien abusó de su hijastra

De acuerdo con la Personera de Pereira, esta problemática está estrechamente relacionada con el microtráfico de estupefacientes que prolifera en la ciudad, pues los menores que son víctimas de este delito, tienen múltiples problemas emocionales y familiares que los impulsan al consumo de narcóticos, situación que dificulta la restitución de sus derechos.

“Nos preocupa que ya teníamos una caracterización de los niños y niñas que veíamos habitualmente en estos lugares y hoy vemos presencia de otros, lo que nos permite establecer que la problemática está creciendo en esta fase de post aislamiento obligatorio preventivo”, aseguró la representante del Ministerio Público.