Perros y gatos
Perros y gatos
Ingimage
14 Ene 2022 06:22 PM

Denuncian aumentos de envenenamiento de perros y gatos en Betulia, Santander

Según las primeras versiones de algunos sectores del municipio, se trataría de más de 40 perros y 40 gatos los que habrían sido envenenados.
Laura
Perilla Ramírez

La comunidad del municipio de Betulia (Santander) está denunciando el aumento desmesurado de perros y gatos envenenados en algunos sectores de la localidad.

“Se trata de un delito, se está quebrantando la ley 1774 del 2016 y es una eutanasia completamente ilegal a la que nosotros como ciudadanos no tenemos derecho a tomarnos la justicia en nuestras manos, porque existen unos protocolos legales en el caso de que exista algún tipo de eventualidad con una especie menor y en los municipios debe existir un funcionario que atienda ese tipo de situaciones para no matar a los animales”, explicó Reinaldo Rueda, ciudadano de Betulia.

Lee también: Contagios y muertes por coronavirus en Colombia siguen subiendo: este viernes fueron 106 fallecidos

Según las primeras versiones de algunos sectores del municipio, se trataría de más de 40 perros y 40 gatos los que habrían sido envenenados porque se encontraban deambulando en las calles sin tener un hogar al cual ir. 

“Esto es frecuente, es un delito que se ha tomado como algo folclórico en el municipio de una forma equivocada, si creen que el envenenar a estos animalitos es una posible solución al problema de la sobrepoblación. La solución en el problema está en el humano", agregó Rueda.

El líder comunal añadió además que el problema son los seres humanos, no los animales que son los que cargan con las consecuencias de los errores porque hay una tenencia totalmente irresponsable de mascotas y cuando se cansan de ellas, la botan a la calle.

Lee también: En el 2021 fueron asesinados 145 líderes sociales

De acuerdo con la comunidad, los envenenamientos han seguido porque las personas no ponen las denuncias y las autoridades municipales no hacen las investigaciones respectivas. 

Por ese motivo, los envenenamientos vuelven y la mortandad de animalitos persiste ante la indignación de algunas personas.