Popeye con cáncer
Colprensa - RPT Noticias
11 Feb 2020 10:07 AM

Cuerpo de 'Popeye' permaneció cuatro días sin nadie que lo reclamara

El cadáver del exjefe de sicarios del Cartel de Medellín será trasladado a la capital antioqueña para su sepelio.
Rafael Pérez
Rafael
Pérez Becerra

En la noche del pasado lunes el cuerpo de John Jairo Velásquez Vásquez, más conocido como Popeye, fue reclamado en las instalaciones de Medicina Legal en Bogotá. El exjefe de sicarios del Cartel de Medellín falleció el pasado jueves por un cáncer de esófago.

Fuentes cercanas confirmaron a LA FM que una funeraria adelantó todos los trámites para reclamar el cuerpo a nombre de los familiares de Vásquez y realizar el proceso para trasladar su cuerpo a Medellín, donde se realizará el sepelio.

Lea además: Alias Popeye: las confesiones de sus asesinatos y atentados más atroces

'Popeye', según lo señaló el Instituto Penitenciario y Carcelario (Inpec), falleció en el Instituto Nacional de Cancerología en Bogotá, lugar al que había sido traslado el 31 de diciembre de 2019 por su mal estado de salud.

Debido a que no fue una muerte violenta y se contaba con toda la documentación sobre su defunción, el Instituto no le realizó ningún tipo de necropsia o análisis al cuerpo, solamente se tomaron las medidas que establece la reglamentación.

La misma que establece una inhumación en un cementerio si el cuerpo no es reclamado en ocho días desde el momento de la muerte.

El que era considerado uno de los hombres de confianza de Pablo Escobar murió enfrentando dos procesos penales por casos relacionados con la extorsión y las amenazas a dirigentes políticos. En los dos casos se declaró inocente.

Lea también: Revelan las últimas imágenes tomadas a 'Popeye' antes de morir de cáncer

En agosto de 2014, 'Popeye' había recuperado su libertad tras cumplir 23 años de prisión por las actividades delincuenciales y terroristas que cometió con el Cartel de Medellín.

Sin embargo, tres años después fue capturado después que se presentaran en su contra una serie de denuncias por exigencias de dinero a dos familias de Antioquia para no atentar contra sus vidas y las amenazas al entonces candidato presidencial, Gustavo Petro.

Igualmente, la Fiscalía General definía si lo acusaba formalmente por los hechos que rodearon el crimen del director de El Espectador, Guillermo Cano Isaza.