COLP_EXT_004009.jpg
Colprensa / Ministerio Transporte
19 Ene 2017 01:45 AM

Contraloría investiga licencias otorgadas a la Ruta del Sol II

La Contraloría General de la República inició una investigación a las licencias otorgadas al proyecto de infraestructura vial de la Ruta del Sol II, epicentro del escándalo que salpica a la constructora brasileña Odebrecht.
La
Fm

La idea, señaló el organismo, es revisar el gran número de autorizaciones minerales temporales otorgadas al concesionario del Proyecto Vial Ruta Sol Tramo 2 (en total 123).

El objetivo de la investigación es "determinar si se cumplieron los procedimientos de ley para su obtención, como contar con licencia ambiental al día y vigente, y que no se hayan utilizado con fines diferentes y generando rentas económicas".

Con este fin, la Contraloría Delegada de Minas y Energía revisará detalladamente el suministro de material intensivo para las obras de la Ruta del Sol.

Según la Contraloría, "desde abril de 2010, la concesión empezó a prestar servicio, pero ha llamado la atención el gran número de autorizaciones mineras temporales que se efectuaron durante la ejecución del proyecto".

El organismo recalcó que este número de autorizaciones temporales es de los más altos del país para empresa alguna.

Por tanto, la Contraloría reveló que "se verificará además que, previo al otorgamiento de estas 123 Autorizaciones Temporales, la Agencia Nacional de Minería (ANM) haya informado a la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) si existían o no a lo largo de todo el proyecto Ruta del Sol, canteras o minas de materiales de construcción que tengan título minero vigente e inscrito en el Registro Minero Nacional".

La sociedad Concesionaria Ruta del Sol S.A.S fue constituida el 22 de diciembre de 2009 con inversión nacional y extranjera, después de que el Instituto Nacional de Concesiones – INCO, adjudicó mediante Resolución del 15 de diciembre de 2009, la licitación para entregar en concesión la construcción, rehabilitación, mejoramiento, operación y mantenimiento de las obras.

El concesionario ganador contaba con accionistas del sector constructor y financiero de origen brasilero y colombiano como la firma Norberto Odebrecht y su empresa central con sede en Brasil, implicada en el escándalo por millonarios sobornos en varios países para quedarse con obras como, en el caso de Colombia, La Ruta del Sol II, cuyo valor inicial era de 5,2 billones de pesos.