Alejandra Barrios - MOE
Colprensa
14 Mayo 2021 08:57 PM

Caso de abuso sexual en Popayán debe ser tramitado por la justicia ordinaria: MOE

La entidad señaló que la Policía y Fiscalía son instituciones que se deben a la ciudadanía.
Ángel Ocampo Rodríguez
Ángel
Ocampo Rodríguez
@Angelgocampo

La Misión de Observación Electoral (MOE) se pronunció frente al caso de la menor que habría sido abusada por agentes de la Policía Nacional en Popayán y que posteriormente fue encontrada sin vida a causa de un suicidio.

La MOE señaló que ve con preocupación lo sucedido en la capital del Cauca, porque, según la organización,  no se está viendo un respeto a la vida e integridad física y sexual de quienes deciden salir a las calles a ejercer sus derechos constitucionales.

Informa la Misión Electoral en Colombia que, "la Policía y Fiscalía General de la Nación son instituciones que se deben a la ciudadanía, por lo que deben aclarar lo ocurrido y dar a conocer al país los procedimientos y pruebas de los protocolos aplicados durante la detención en la URI el pasado miércoles 12 de mayo". 

Le puede interesar: Lista la fecha para el inicio de las negociaciones entre Gobierno y Comité de paro

De igual manera, la entidad señala que es necesario que casos como estos deben ser del resorte de la justicia ordinaria y no de la justicia militar.

“Encontramos sumamente desafortunadas las declaraciones del general Alarcón, pues no están basadas en una investigación de autoridades competentes. no se controvierte con pruebas, la veracidad ni falsedad de los reportes hechos en redes sociales”, afirma Alejandra Barrios, directora de la Misión de Observación Electoral.

Lea también: En video quedó registrado el ataque a URI de la Fiscalía en Popayán

Señala la directora de la MOE que es más indignante aún que el general Ricardo Augusto Alarcón Campos, comandante regional de la Policía número cuatro, haya emitido una primera declaración negando la veracidad de los hechos y calificando el hecho como “falsa, vil y ruin”. 

A pesar de ello, horas después la misma institución confirmó los hechos y separó a los uniformados de sus cargos.