accidentalidad.jpg
Foto del video
8 Feb 2018 10:10 AM

Bajémosle a las revoluciones, la particular campaña en medio del tránsito vehicular

La iniciativa está inspirada en la cultura vial japonesa e invita al respeto y la tolerancia.

 

El principal detonante de violencia en Colombia es la intolerancia. Esta es una de las campañas que se han realizado en pro de mejorar la tolerancia y el respeto. Específicamente, está invitando a hacer uso de las luces estacionarias para poder movilizarse sin la presión propia que demanda el tránsito vehicular.

En las imágenes se observa cómo cambia el panorama en las vías cuando se hace uso de esta señal de tránsito. Hay más tolerancia por parte de aquellas personas que las observan.

La campaña está basada en el cultura vial japonesa, que tiene reglas específicas tanto para conductores como para peatones. En el país nipón, por ejemplo, toda la familia debe distinguir las señales de tránsito, no solo el conductor. De igual manera, está prohibido que dos bicicletas circulen en paralelo, es decir una al lado de la otra. Debe estar una detrás de otra.

En Japón también es necesario presentar una serie de exámenes teóricos y prácticos, si se requiere licencia de conducción, que de cuenta de qué tanto sabe una persona sobre la normatividad de las señales de tránsito. En Colombia, la Agencia Nacional de Seguridad Vial adelanta una serie de iniciativas para disminuir la accidentalidad.

“Cada colombiano es responsable de la seguridad vial, pero los agentes de tránsito son determinantes, necesitamos el ejercicio de la autoridad en conjunto con la pedagogía, tenemos que dar ejemplo y los invito a que trabajemos juntos para que en Colombia cada día tengamos menos muertos en nuestras vías”, aseguró Alejandro Maya, director de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, el 3 de febrero pasado.

De igual manera, la Agencia Nacional de Seguridad Vial adelantó el programa 'Salvando Ando', llevado a cabo en la Región Caribe desde el 30 de noviembre de 2017 hasta el primero de febrero de 2018. Esta estrategia pretendía reducir el número de accidentes de tránsito, lo mismo que las consecuencias fatales y el número de heridos en las carreteras del norte del país, efecto que podrá ser evaluado en los próximos estudios de accidentalidad vial.