Microsatélite al espacio.
Una lata de Manzana Postobón en una base con forma de Orquídea componen el microsatélite.
Foto: Cortesía Postobón.
14 Jun 2018 07:07 AM

Antioqueños que lanzaron microsatélite al espacio recibieron premio

El reconocimiento fue entregado por las mejores universidades de Estados Unidos.
Francisco Bernal
Francisco
Bernal Gutiérrez
@Pacho_Bernal

Una lata de Manzana Postobón en una base con forma de Orquídea componen el microsatélite que fue lanzado a la estratósfera por el grupo de investigación Kratos de la Universidad Eafit.

El proyecto fue reconocido en el Global Space Ballon Challenge organizado por el MIT, la Universidad de Stanford y la Universidad de Michigan como el mejor diseño.

Además, el equipo conformado por 40 estudiantes de carreras como ingenierías, mercadeo y hasta psicología logró tomar la mejor fotografía del dispositivo en el espacio desde la cual se puede observar el satélite y de fondo, la curvatura de la tierra.

Alejandro Arias, jefe del pregrado de Mercadeo de la Eafit y líder de Kratos, resaltó que este proyecto permitió unir a la academia, la empresa privada y a las Fuerzas Armadas, cuyas instalaciones en el Vichada fueron utilizadas para el lanzamiento.

"Era un recipiente que tenía  forma de orquídea y parecían dos satélites del tamaño de una lata. Y unas de la lata, era una Manzana Postobón. Logramos una alianza, que pocas veces se ve, entre la academia, la empresa privada y el Gobierno Nacional".

Agregó que "articular estos tres importantes estamentos y ganar un premio de semejante magnitud", es un logro para todos.

Con la satisfacción de ser galardonados en dos de las tres categorías de este concurso, en el que compitieron con otros  500 proyectos de 60 países, Kratos se prepara para participar de otros dos certámenes con dos proyectos igual de innovadores.

-Otros proyectos-

Hace un año, Postobón se convirtió en la cuarta gran empresa en el Valle del Cauca que se une al esquema BanCO2-CVC, que permite a compañías y personas naturales compensar su huella de carbono patrocinando económicamente a familias campesinas vulnerables para que estas puedan subsistir  sin afectar el medio ambiente.

A escala nacional, 26 corporaciones autónomas trabajan dicho esquema y ya existen más de 1.500 familias que están siendo apoyadas por 90 empresas.