unnamed-52.jpg
Entrega de planta procesadora de Mango - Noviembre 2016 /Gobernación del Atlántico.
30 Mayo 2017 09:14 AM

800 toneladas de mango se han perdido en Luruaco, Atlántico, porque no hay energía eléctrica

Para el proyecto de la despulpadora de mango, que no se ha podido utilizar por falta de energía eléctrica, se invirtieron $675 millones de pesos por parte del Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (Incoder) y la Agencia Nacional de Tierras.
La
Fm

Preocupados se encuentran los habitantes del corregimiento de Pendales, municipio de Luruaco, Atlántico, debido a que más de 800 toneladas de mango se han perdido porque la máquina despulpadora, entregada en noviembre del 2016, no se ha puesto en funcionamiento porque en el lugar no hay servicio de energía, agua potable, ni gas.

"Estamos hablando de entre 800 y 1.000 toneladas de mango que se han perdido en el corregimiento de Pendales que afecta directamente a cerca de 100 productores. Mayo es el mejor mes para la producción de mango, pero más del 50% de la cosecha se ha perdido", indicó Camilo Sarmiento, representante de la Asociación de Productores de Frutas y Hortalizas de ese municipio, Asoprofrupen.

En el 2016, el gobernador del Atlántico, Eduardo Verano De la Rosa, y el director de la Agencia Nacional de Tierras, Miguel Samper, hicieron la entrega de la planta despulpadora de mango para que los productores de la zona pudieron sacar el mayor provecho de sus cosechas.

"La energía que llega a ese sector es insuficiente para mover esa maquinaria, eso no se tuvo en cuenta al momento de realizar la entrega, no sé qué pasó. Esa máquina solamente funcionó el día de la inauguración porque trajeron una planta eléctrica, pero eso lleva seis meses ahí paralizado", aseguró Sarmiento.

Pero la falta de luz no es el único inconveniente que han tenido los cultivadores de mango de esa región. La falta de agua potable y las pésimas condiciones de las vías en los corregimientos, han dificultado la comercialización de la fruta.

"El agua potable es otros problema que tenemos porque el Invima no va a certificar una planta procesadora de mango que no tenga agua potable", añadió el representante de la Asociación.

Para el proyecto de la planta despulpadora de mango se invirtieron $675 millones de pesos por parte del Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (Incoder) y la Agencia Nacional de Tierras.